Crónicas de la 18 de Marzo

Tú amable lector, ¿te parece racional nuestra pérdida de espacios públicos?

La escuela 18 de Marzo, fundada en 1917, fue diagnosticada hace unos meses  como un inmueble en riesgo inminente de colapso, razón por la cual la SEP decidió demolerla para no poner en riesgo a los alumnos y al personal que ahí laboran y aprenden. Hasta el momento esta historia tiene lógica ¿cierto? es la historia de un lugar que en cualquier momento se puede derrumbar con todas las personas dentro, sin embargo, la incógnita y el escepticismo empieza a surgir cuando la empresa que realizó dicho diagnóstico no cuenta con la certificación necesaria para realizar dichas aseveraciones y estudios. El otro punto de disgusto emergió cuando surgió el rumor que dicho inmueble se vendería a un particular (o sea a una empresa privada) y no sería tan descabellado si no estuviésemos hablando de un espacio público (que nos pertenece a todas y todos) y si no se tratara de una escuela (como si el país estuviese en las condiciones para deshacerse de escuelas).

El secretario general en vez de desmentir el rumor, simplemente salió a insistir en que el inmueble se encuentra en riesgo de derrumbe y que tiene que ser desalojado. La duda emana cuando no se tienen respuestas claras a cuestionamientos precisos.

Te pondré un ejemplo: cuando los juegos de un parque (como una resbaladilla o un columpio) están oxidados y hay que quitarlos porque ponen en riesgo a los niños ¿no llegas a destruir el parque entero cierto? a lo mucho quitas los juegos o los reemplazas, en ese caso la lógica nos diría que si al inmueble está en riesgo hay que demolerlo y construir otra escuela, pero la realidad no es así, en ningún momento el Secretario ha asegurado el reemplazo de la antigua escuela 18 de Marzo.

Lo más extraño surge cuando al mismo tiempo que se da el desmantelamiento de la 18 de marzo sistemáticamente otros inmuebles públicos comienzan a ser clausurados de manera inmediata, y en algunos casos venderse a particulares, por ejemplo:

  • En Comondú y Loreto se han cerrado comedores e internados escolares para los alumnos que viven en las rancherías y que ahí encuentran la oportunidad de estudiar, con alimentación y un lugar para dormir sin tener que trasladarse horas para llegar a su escuela.
  • En Ciudad de México la casi centenaria Casa del Estudiante Sudcaliforniano se pretende demoler y vender, con la justificación de un dudoso y opaco diagnóstico emitido por una empresa particular que contrasta con la evaluación que las mismas autoridades de Ciudad de México realizaron.
  • En la Normal Urbana van 2 ocasiones en las que buscan demoler una cancha de futbol muy icónica para el barrio donde está ubicada, en su segundo intento se consolidó el traspaso de la cancha al club deportivo Xolos, despojando a la comunidad aledaña de un espacio de sana convivencia desde antaño.
  • El desayunador de los estudiantes internados en la Escuela Normal Urbana se ha traspasado a un particular, por lo que ahora los estudiantes que con mucho esfuerzo y pocos recursos vienen desde el norte y el sur del Estado a estudiar, ahora tendrán que buscar la manera de costear su alimentación cuando a difícilmente cuentan con recursos para trasladarse dentro de la ciudad, ya no digamos de regreso a sus casas.
  • La soluciones para los padres de familia no se dieron de la mejor manera como la Secretaría de Educación Pública del Estado nos ha comentado, por ejemplo una madre ha denunciado en reiteradas ocasiones que la reinscripción de sus hijos la puso en una situación complicada ya que se les inscribió en 2 escuelas diferentes, una al sur de la ciudad y otra en la periferia (Camino Real y Olas Altas), ellos se transportan en pesero por la ciudad, por lo que ahora tendrán que hacer sus traslados en varios peseros gastando una inmensa cantidad de dinero de su bolsillo. Vaya solución.
  • Y por último no olvidemos la tradicional venta de predios municipales a particulares, como es el caso de los parques de Fidepaz, Villas del Encanto, Camino Real, etc.

Pero la historia de la #18deMarzo aún no ha terminado: quedan muchos caminos por recorrer como los amparos colectivos, las solicitudes de un peritaje imparcial, la negligencia rampante de autoridades que parecen negarse a restaurar una escuela que podría llevar a demandas colectivas, las propuestas de ciudadanos de restaurar con propios recursos la escuela primaria (todas estas acciones hasta el momento truncadas por las mismas autoridades correspondientes).

Tú amable lector, ¿te parece racional nuestra pérdida de espacios públicos? que cada que un espacio público se pierde perdemos todos, y es así cómo hemos terminado con nuestras ciudades hechas añicos.
Definitivamente esta NO es #LaPazQueQueremos

 

Acerca del autor

Frank Aguirre

Frank Aguirre

Frank Aguirre es egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara (2007 – 2010), es Secretario Técnico de la comisión de Bicicampamento en la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BICIRED MX), es Director de una organización no gubernamental que trabaja en temas de movilidad no motorizada, desarrollo urbano sustentable, derechos del peatón, reforma y aplicación de la ley, transparencia, ciclismo urbano y recuperación de espacios públicos llamada “BCSicletos pro-ciclismo urbano”, actualmente cursa la maestría de “Desarrollo Sustentable y Globalización” en la Universidad Autónoma de Baja California Sur.

Agregar comentario

Da click aquí para poner un comentario