Hoy se cumplen 11 años del incendio de La Perla de La Paz; buscan derrumbar el muro

Foto: El Sudcaliforniano
Cabe a recordar que la tienda, fundada en 1860 fue una de las más importantes de BCS, cuando la capital era un poderoso atractivo para miles de compradores que llegaban de distintas parte del país

La Paz, Baja California Sur (BCS). Al cumplirse once años del incendio ocurrido en La Perla de La Paz, el muro de la tienda que no sucumbió durante dicho evento volvió a ser tema de conversación por los integrantes del Grupo Madrugadores, quienes consideran urgente que se haga algo en torno a esta estructura, ya que aseguraron que su permanencia es un riesgo para los ciudadanos y por otro lado, es un factor que le resta atractivo al primer cuadro de la ciudad.

“Como se recordará esta parte de la fachada fue considerada como un patrimonio histórico, calificativo que sólo tiene la cualidad de sonar muy bonito, porque en la realidad y en lo práctico, se trata de una pared apuntalada con 11 años de impedir el paso de los peatones, en una de las calles más importantes para los turistas”, comentaron.

Sobre esto, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah), ha manifestado que la situación se podrá definir cuando sea determinado el heredero de la propiedad, sin embargo, no son pocos los habitantes que consideran absurdo que se siga manteniendo esta estructura, cuando lo único que ha generado es una pésima imagen a la ciudad y hay quienes también la consideran como un peligro de altos alcances, si se llegara a registrar un sismo.

Cabe a recordar que la tienda, fundada en 1860 fue una de las más importantes de BCS, cuando la capital era un poderoso atractivo para miles de compradores que llegaban de distintas parte del país, con la finalidad de comprar artículos que posteriormente vendían en sus ciudades de origen, ya que la cualidad de zona libre que se tenía, permitía que los obtuvieran a precios sumamente bajos.

El incendio ocurrido el 12 de octubre del 2006, consumió la totalidad de la tienda y junto con ella se volvieron cenizas la mercancía y su historia, sin embargo permanece como lote abandonado, el cual sólo puede ser utilizado como estacionamiento, debido a que la ley no permite que sea derribado el muro que quedó del inmueble.

Con información de El Sudcaliforniano