‘Lunas de Octubre’, reinventarse o morir: Raúl Cota Álvarez

Poeta local critica fallas y propone estrategias sobre el más reciente encuentro de escritores en La Paz

La Paz, Baja California Sur (BCS). El duodécimo (que no doceavo) encuentro de escritores Lunas de Octubre ha crecido mucho en convocatoria, asistencia y calidad de participación. Son muchos los puntos altos que el equipo de la Coordinación de Fomento Editorial del Instituto Sudcaliforniano de Cultura ha logrado y mantenido en las recientes ediciones del evento, tal parece que se han sacudido la influencia dañina de Edmundo Lizardi, individuo dañino para el evento, quien con sus desplantes de diva fue la causa de que las primeras ediciones del encuentro fueran un desfile de alcohol, desorden y nula participación de la sociedad en el encuentro, no por nada llevó tristemente esta actividad el mote de “Las Pedas de Octubre”.

Afortunadamente, la actual administración de cultura ha rescatado en parte este evento en ese sentido, aunque sigue padeciendo en aspectos que urge cambiar si se pretende seguir con ediciones de dicha actividad:

–Se optó por un espacio en planta alta para la mayoría de las mesas, lo que marginó a quienes usan silla de ruedas y a quienes tienen otras limitaciones para acceder a estos espacios.

–Un diseño de convocatoria, carteles y toda la promoción y difusión de muy baja calidad, plagado de clichés e imágenes facilistas, mostrando un desgano en la elaboración de la primera cara del encuentro.

–Nula moderación de mesas y comentarios, que provocó, otra vez, retraso en las actividades. Algo que puede solucionarse con tarjetas de tiempo, avisos a los participantes en la misma convocatoria o al inicio de las mesas.

–La difusión del evento casi no existió fuera de las redes sociales, se han olvidado de los carteles, los boletines en radio y televisión, y los volantes de mano. Efectivamente, es un encuentro de escritores, pero no hay interés en que el resto de la sociedad se entere y participe.

Ha sido agradable tener a escritores del municipio de Los Cabos y del interior del país, escuchar su trabajo y compartir puntos de vista. Pero ¿es necesario gastar en un evento así?, ¿se justifica el destino del recurso a un encuentro de elogios mutuos, sin propuestas, sin diálogo con el público?

Ya tenemos un Encuentro de Escritores Sudcalifornianos la primera mitad del año y una Feria del Libro, que bien pueden nutrirse con ese presupuesto y crecer como festivales de literatura; traer talleres de todos los géneros literarios, concursos literarios, seminarios, conferencias, llevar la literatura a distintas sedes, a las colonias, sacar a los escritores de sus “recintos sagrados”, reunir a creadores de todos los municipios todos los años frente al público, no frente al espejo.

Ojalá las decisiones de la presente gestión cultural no sigan basándose en los programas que vienen desde la Federación o heredados por las anteriores administraciones, que dejen de cumplirle caprichos a un personaje caduco y dañino, llevándose con ello la oportunidad de realmente avanzar.

Falta una librería digna, no una taquilla en donde se pudren al sol los libros de nuestros autores; falta un consejo editorial; falta un consejo artístico; urge que los escritores que se volvieron escritorio recuerden la periferia y lleven la cultura allá y no se conformen con el masticado eslogan: “la puerta está siempre abierta”; rescatar los talleres permanentes de creación y lectura para niños; los concursos de cuento y poesía escritos por niños: han dejado de lado el sector que más atención requiere en este sentido; las convocatorias de premios estatales deben replantearse, dejar de apostarle a la “vaca sagrada”, premiar y editar a más escritores en vez de seguir alimentando la falacia del “premio único e indivisible”; dejar de declarar desiertos certámenes a los que convocan sin tener talleres donde se trabajen de manera permanente los textos de nuestros escritores, y en caso de los que han declarado desiertos, ¿por qué no se destina el recurso del premio a crear una mesa de trabajo con los escritos que según el jurado no reúne la calidad necesaria? Y un larguísimo etcétera.

Falta mucho, mucho por hacer, olviden un poco el reflector y volteen a la agenda pendiente. Todo es posible y no todo depende de esperar el recurso. Los grupos independientes pueden platicarles un poco de eso.

Foto: Cortesía.

*El texto es de Raúl Cota Álvarez, ganador de los premios de Poesía San José del Cabo 2015, Carnaval La Paz 2011, Estatal “Ciudad de la Paz 2007”, Todos Santos 2008, Universitario de Poesía 2004 y Poesía Joven 2003; actualmente coordina el taller de poesía independiente Taller de la Serpiente y otro en la UABCS.

Acerca del autor

Redacción

Redacción

Equipo de Redacción de BCS Noticias. Si quieres ponerte en contacto con nosotros escríbenos a redaccion@bcsnoticias.mx

Comentarios

Da click aquí para poner un comentario