Municipio de La Paz vive bochornoso momento: le quitan todas las copiadoras e impresoras

Frente la presencia de contribuyentes y empleados, se comenzaron a llevar todo el equipo de impresión que tiene el Municipio

La Paz, Baja California Sur (BCS). Mientras el alcalde del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez, anda en la Ciudad de México, desde el miércoles, por la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador, el Ayuntamiento que preside, sufre de nuevo por el impago de contratos.

Esta vez, la empresa encargada de proveer el servicio de copias e impresiones al Gobierno Municipal, decidió llevarse todos sus equipos, alrededor de las 9:00 horas, de cada una de las áreas que tiene al Palacio, por incumplimiento de contrato por parte de Muñóz Álvarez, pues no les ha pagado nada.

Frente a decenas de usuarios, contribuyentes, y el propio personal que ahí labora, los empleados de esta compañía, empezaron a sacar todas las copiadoras que les tenían arrendadas, pero que, hasta el momento el Gobierno no les había pagado por su uso.

Hasta el momento, se desconoce el monto que debe el Municipio a la prestadora de servicios; sin embargo, la historia de la limitación de servicios se repite, en el Ayuntamiento, como cuando la Comisión Federal de Electricidad decidió limitarles el suministro, por el mismo motivo: el impago.

Con esta suceso, todas las áreas del Gobierno de La Paz, se quedan sin capacidad para realizar sus operaciones normales; no hay manera, de que los empleados puedan llevar a cabo su trabajo, sin que se cuente con este equipo.

Rubén Muñoz e Isaías González Cuevas

Entretanto tanto Muñoz Álvarez está afuera de la ciudad; se fue 3 días antes de la toma de protesta del Presidente Electo, mientras el Municipio tiene una crisis de suministro. Lo mismo sucedió cuando le cortaron la luz; ese día, el munícipe morenista también no estaba en la ciudad.

Hasta el momento, existe un total hermetismo por parte del gabinete de Rubén Muñoz; nadie, a querido comunicar lo que está sucediendo. Por su parte, los regidores, apenas tienen información de lo suscitado, porque todo sale a cuenta gotas.