Por primera vez en BCS, realizan viaje de buceo con tiburones en bahía Magdalena

Pelagic Life, es el nombre de la organización que intenta implementar un cambio en los pescadores

La Paz, Baja California Sur (BCS). ¿Nadar con tiburones? Inverosímil, pero un grupo de jóvenes mexicanos ha logrado, por primera vez, en Baja California Sur, utilizar una técnica que permite a turistas convivir con escualos debajo de las aguas de Bahía Magdalena, en Comondú.

Pelagic Life, es el nombre de la organización que intenta implementar un cambio en los pescadores, luego de la veda que se impuso en 2013 por la reducción significativa de especies junto a la caída del precio de la aleta en los mercados internacionales.

Los biólogos marinos y colaboradores de la asociación, Edgardo Camacho y Almudena Villareal, comentaron en exclusiva para BCS Noticias, la necesidad que surgió por proteger a las diferentes ejemplares de tiburones que conviven en la zona.

El propósito, entonces, se convirtió en crear conciencia y protección de la biodiversidad marina en México. Documentaron mediante fotografía y video su trabajo, pero fueron más allá, al buscar impulsar el desarrollo sustentable de las comunidades, por ello, el ecoturismo se transformó en una opción para involucrar a las localidades.

Edgardo proviene de una familia de pescadores. Desde pequeño creció en las comunidades pesqueras como Las Barrancas, en las que aprendió todo sobre la actividad, pero logró salir para dirigirse a la capital donde estudió la carrera de biología marina.

Después un tiempo, a su regreso, escuchó a los trabajadores del mar, y por experiencia propia, comprendió que la producción de tiburón cada vez era más difícil de obtener. Es en esta parte de la historia, fue cuando un trío de jóvenes del centro de México llegaron con una descabellada idea: nadar con tiburones.

El Llamado del tiburón, fue un plan piloto que consistía en reemplazar la pesca de tiburones en Bahía Magdalena, con una operación de buceo con tiburones sostenible y segura. Comenzó noviembre de 2011 y concluyó diciembre de 2014.

Tiburon1

No sería fácil, porque necesitaban atraer al tiburón martillo (Sphyrna mokarran) o tiburón mako (Isurus oxyrinchus) o piloto (Naucrates ductor). Por ello, con una novedosa técnica, colocaron varias boyas con carnadas, además, arrojaron una sopa que contiene macarelas o atunes triturados.

Fueron meses de pruebas hasta que lograron la presencia, cada vez más, de ejemplares en una amplia franja. Entonces, se sumergieron con ellos y la experiencia fue inolvidable. La idea del voraz come hombres, se fue disipando en los pescadores ribereños.

“Cuando empezó el proyecto, una persona vino desde San Diego a enseñarnos su técnica para atraer azul y mako, la adecuamos a nuestro estilo y ha funcionado bien. Como todo lo nuevo, llama la atención, porque los pescadores no veían a los tiburones como un atractivo turístico”, explicó Edgardo.

A su vez, la estudiante de biología marina, Almudena, el proyecto forma parte de su tesis para profundizar en el conocimiento biológico de los tiburones pelágicos, así como el impacto económico que implicaría en las colectividades de la región, un atractivo como éste.

Para incrementar el impacto en la sociedad sobre la importancia de los tiburones pelágicos y la cadena alimenticia que gira en torno a estos míticos animales, los fundadores de Pelagic Life produjeron el documental: México Pelágico. Además, ofrecen pláticas en escuelas para acabar con el tabú.

Del 5 al 8 de marzo, se lleva a cabo el primer viaje turístico de avistamiento de tiburones en Baja California Sur, marcando un precedente en ecoturismo en el estado.

Si quieres conocer más del proyecto, entra a: Pelagiclife.org