¿Por qué no se aprobó Don Diego?

El 7 de abril del 2016, casi un año después de iniciado el trámite, la Semarnat decidió no otorgar la autorización; la Secretaría argumenta a grandes rasgos que el proyecto podría ocasionar serios daños al fondo submarino

Hace unos días se dio a conocer la decisión de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de no aprobar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que buscaba extraer más de 300 millones de toneladas de fosforita del fondo submarino, en el Golfo de Ulloa, Baja California Sur. Dado que se trata de un proyecto de enormes consecuencias para el medio ambiente y ha tenido mucha oposición, vale la pena recapitular las razones por las cuales no fue autorizado.

Recordemos primero que Exploraciones Oceánicas, promovente del proyecto Don Diego, sometió la MIA ante Semarnat por segunda ocasión. En la primera vez, justo una semana antes de que la dependencia emitiera un resolutivo negativo, el promovente decidió retirar el proyecto y someterlo a revisión una vez más a la semana siguiente. Esto no fue porque hubieran hecho nuevos estudios ambientales o porque se hayan mejorado sustancialmente. Se presentó una segunda MIA de un mismo proyecto porque, tal cual la empresa comunicó a sus inversionistas, acordó con Alonso Ancira Elizondo, presidente del consejo de administración de Altos Hornos de México (AHMSA) y subsidiarias, una inversión y participación en Don Diego, y además porque Ancira tenía conexiones con el presidente Peña Nieto. Al mismo tiempo, Exploraciones Oceánicas estaba en pláticas con Pemex, a través de su división de fertilizantes, también para buscar una participación de la paraestatal. En otras palabras, apostaron a las influencias políticas e inversiones, en vez de mejorar los estudios ambientales.

Así la segunda MIA ingresó el 26 de junio del 2015, y el proceso de participación ciudadana comenzó a finales de agosto de ese año con la consulta pública, culminado con la reunión pública de información el 8 de octubre en Ciudad Constitución, BCS. Momento a partir del cual el procedimiento de impacto ambiental perdió transparencia, y la oportunidad de seguir participando como ciudadano para opinar sobre el proyecto se reduce, principalmente con toda la nueva información adicional que la Semarnat solicitó. Por ello, es hasta que leemos el reciente resolutivo negativo cuando podemos dar cuenta de quienes opinaron en contra y a favor, y cuál fue la información adicional que se le solicitó al promovente por parte de la Semarnat.

En esta nueva información se reconoce que el proyecto se traslapa con las concesiones pesqueras, además presentaron mapas que no mostraron en la reunión pública. Evidenciando con esto la manipulación de la datos a conveniencia del promovente. De hecho, presentan detalles que cambian sustancialmente el proyecto, comparado a cómo fue presentado desde un principio.

En torno a las opiniones, ahora sabemos que el gobierno de Baja California Sur, reconoció que el proyecto se presenta en una zona donde hay un grave conflicto de índole internacional con respecto a la protección de la tortuga caguama, y que aprobar Don Diego significaba exacerbar de manera significativa esta problemática. La opinión de la presidencia municipal de Comondú fue ambigua, después de que el munícipe se opuso a Don Diego durante la reunión pública de información, finalmente dijo a la Semarnat estar de acuerdo con lo que ésta dictamine. Por su parte, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) dijo que si el proyecto se lleva a cabo afectaría gravemente la biodiversidad, y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) afirmó, entre muchos otros argumentos, que las medidas de mitigación para no afectar las tortugas eran inadecuadas.

Inclusive la Dirección General de Política Ambiental e Integración Regional y Sectorial de la misma Semarnat, opinó que el proyecto no es congruente con el Programa de Ordenamiento Ecológico Marino de la región, y anticipa que el proyecto generaría problemas con los sectores pesca y conservación. Otra dirección dentro de Semarnat, la de Vida Silvestre también consideró que hay un alto riesgo para las poblaciones de mamíferos marinos y para la tortuga caguama. Y así, hay más opiniones, como la del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, de la Sociedad de Mastozoología Marina, la cual agrupa a los mejores expertos a nivel mundial en mamíferos marinos, y del Instituto Nacional de la Pesca, de la cooperativa de pescadores de Puerto Chale, de ONGs y demás ciudadanos. Todas señalando graves deficiencias del proyecto Don Diego.

A esta serie de opiniones que desaprueban el proyecto de minería submarina, se le suma una denuncia que la empresa, Exploraciones Oceánicas, tiene por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por realizar actividades de exploración de minerales sin contar con la autorización correspondiente.

Aunque no influyó sobre la decisión final de la Secretaría, no hay que dejar pasar el repentino y sorpresivo cambio de opinión a favor de Don Diego de quienes fueran opositores en un principio. Esto fue por parte de una cooperativa pesquera de López Mateos y de los prestadores de servicios turísticos que se dedican a la observación de ballenas, también de esa localidad. Fue decepcionante ver este cambio de opinión, que a fin de cuentas sólo sirvió para evidenciar que hubo un acuerdo con la empresa, y para exacerbar diferencias con la cooperativa de pescadores de Puerto Chale, quienes se han mantenido firmes al oponerse.

Finalmente, el 7 de abril del 2016, casi un año después de iniciado el trámite, la Semarnat decidió no otorgar la autorización. Y a pesar de que las opiniones ya mencionadas no son vinculantes, sino que inductivas, la Secretaría argumenta a grandes rasgos que el proyecto podría ocasionar serios daños al fondo submarino que pueden ser irreversibles, y la afectación a especies en peligro de extinción, refiriéndose en específico a la tortuga caguama, toda vez que la ley en la materia establece que una MIA se debe negar cuando el proyecto pueda afectar a especies en riesgo.

Por su parte Oddyssey Marine Explorations, quien constituyó su filial mexicana Exploraciones Oceánicas, comunicó a sus inversionistas que se extrañaban de la decisión de Semarnat pues habían proporcionado mucha información, y que contaban con un grupo de expertos en tortugas marinas para mejorar el proyecto. Habrá que ver quiénes son los expertos que estudian tortugas que están de acuerdo con Don Diego, y cómo van a subsanar las opiniones técnicas en contra.

La incógnita que está en el aire por ahora es saber si Exploraciones Oceánicas volverá a someter el proyecto. Sí pueden, la ley se los permite y están en su derecho. Sin embargo, tendrían que modificar totalmente la forma de dragar el fondo marino de tal forma que no dañen el fondo submarino ni las tortugas, entre muchas otras omisiones señaladas, nada fácil. Por lo pronto esperemos que no sigan apostando a las inversiones, influencias políticas, y a comprar la licencia social, y sí a un verdadero proyecto que sea respetuosos con los recursos naturales de la región.

Acerca del autor

Alex Olivera

Alex Olivera

Comentarios

Da click aquí para poner un comentario

  • A esas profundidades de 90 metros, sobre el árido fosfato del fondo, las tortugas no se alimentan ni tienen qué comer. Para saber esto no se necesita ser experto pues basta saber manejar Google.

  • Estimado Alex, te has olvidado de mencionar que al ejidiario le sigue faltando fertilizantes para hacer rendir el campo y dar de comer a su familia. Y a las comunidades de Comondu que irían participar del Fondo Minero que por ley donaria milliones de dolares anuales… no tienes razón de mencionar lo que se ha echado a perder? Me extraña que no nos haces recordar de tu comentario del nombre Don Diego y su origen relacionada con Cortés y sus pandillas de exploradores. Pena que la verdad sigue teniendo varias caras, ya que una mentira es igual a la verdad si te lo creen…no es cierto?

  • El sulfato de amonio es muy económico y abunda en el mercado de químicos. No veo la urgencia de extraer el químico del mar. ¿ para qué ?.

  • te has olvidado de mencionar que al Ejidiario le sigue faltando fertilizantes para hacer rendir el campo y dar de comer a su familia………….Si les hacen falta fertilizantes a los Ejidatarios una muy buena sugerencia es que rieguen sus campos CON AGUA DE MAR COMO LO HACEN LOS EJIDATARIOS DE SAN QUINTIN…Comprobado esta que al regar los campos aridos de un desierto como en EL VALLE DE LOS CIRIOS…con agua de mar la tierra recibe todos los minerales que le hacen falta para dar BUENA SIEMBRA…Si alguna Comision enviada por Ustedes van a esa Biosfera llamada EL VALLE DE LOS SIRIOS…en medio de todo ese desierto se ve un Paraiso, o sea el espacio que conforma una cuadra entera o sea 250 metros de un verde hermoso que ya lo quisieran los Ejidatarios…como se explican que dentro de todo ese Valle en el centro del mismo existan 250 metros de un rico sembradio y a las orillas tenga arena de desierto…??? Hagan un experimento y veran los resultados…