Se cumplen 3 años del impacto de ‘Odile’ en Baja California Sur

Como consecuencia de los daños y perdidas millonarias causadas en Baja California Sur, la Organización Meteorológica Mundial retiro a Odile de la sexta lista de nombres de huracanes para el pacífico. 

La Paz, Baja California Sur (BCS). Precisamente un 15 de septiembre pero del año 2014, el Huracán Odile azotaba a la media península con una combinación de lluvias torrenciales, marejada ciclónica y vientos que alcanzaron los 220 kilómetros por hora, dejando una estela de daños y a 5 personas fallecidas en la entidad, particularmente, en el municipio Los Cabos, donde no respetó zonas turísticas, hoteles y grandes edificios.

El 4 de septiembre, el Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés) indicó la posibilidad del desarrollo de un área de baja presión al sur de México el cual tuvo potencial para una convertirse en un ciclón tropical; sin embargo, un continuo incremento en su intensidad provocó que el organismo promoviera al sistema a la categoría de tormenta tropical, seis horas después de su formación, designándolo con el nombre de Odile, mismo que continuó con su desplazamiento errático al oeste y para el 13 de septiembre, el meteoro ya era reconocido como huracán; en cuestión de horas, y para el día siguiente, inició una fase rápida de intensificación, lo que provocó que éste golpeara al estado de Baja California Sur, siendo Huracán Categoría 4. 

Inicialmente se pensaba que el huracán Odile iba a desplazarse mar adentro, evitando contacto con tierra mientras se movía al oeste. Como resultado, se emitieron avisos y alertas menores por los gobiernos locales del estado, obligando incluso a cancelar la ceremonia conmemorativa de la Independencia de México; sin embargo, las medidas tomadas por las autoridades sudcalifornianas fueron rebasadas por la fuerza del fenómeno, puesto que éstas habrían iniciado luego que el huracán girara en dirección a la península, lo que llevó al gobierno a declarar en estado de emergencia a varios municipios.

Ante esto, se habilitaron 164 refugios temporales que atendieron a cerca de 30,000 personas, además de que, dado a la inesperada intensificación de ‘Odile‘, más de 26,000 turistas extranjeros que se encontraban, principalmente en los municipios de La Paz y Los Cabos, quedaron varados en la media península. Además, dada a la intensidad de los vientos y las precipitaciones, se provocaron apagones que dejaron sin electricidad al 92% de la población del estado de Baja California Sur, así como el colapso de las conexiones de internet y las líneas de telefonía, inundaciones severas, desbordamiento en los ríos y la evacuación masiva de la población asentada en áreas de riesgo.

Posterior al paso del fenómeno, los aeropuertos se encontraban llenos de miles de turistas que buscaban regresar a sus hogares y salir del estado sudcaliforniano, las autopistas se encontraban bloqueadas y con daños severos, las calles de los municipios obstruidas por árboles arrancados y postes caídos, las ciudades se observaban en total oscuridad por algunos días; en algunas zonas afectadas, usuarios pasaron hasta 13 días sin servicio de luz.

La ciudad de San José del Cabo sostuvo los mayores daños del paso del huracán ‘Odile‘, donde los servicios de agua potable y comunicaciones se encontraron suspendidas por aproximadamente 2 semanas; así mismo,  en la capital del estado, 22 embarcaciones fueron dañadas y 4 más, se perdieron en la profundidad de la bahía. ‘Odile‘ dejaría 5 personas fallecidas en el estado sudcaliforniano,incluyendo una mujer de 62 años que murió en Santa Rosalia mientras intentaba cruzar un arroyo y un hombre que murió de un paro cardíaco en La Paz.

Además, aproximadamente 11.000 personas fueron evacuadas debido a las inundaciones en el estado, y se estimaron un total de 2, 180 postes de electricidad derribados por las rachas que superaron los 200 kilómetros por hora; 800 de ellos en el municipio de Los Cabos;  Los daños materiales estimados pudieron exceder los 12,000 millones de pesos. Entre las pérdidas económicas más importantes se encuentra la planta de energía solar fotovoltaica Aura Solar, situada en La Paz , misma que fue arrasada por el huracán y no opera desde entonces; cabe a destacar que entonces, dicha planta había sido recién inaugurada, a principios del año 2014 y tenía previsto generar energía eléctrica para abastecer al 65 % de la población paceña.

Un tema importante después del meteoro, fueron los actos de rapiña que se dieron en el municipio de Los Cabos, donde miles de negocios locales y cadenas comerciales internacionales fueron afectadas por personas que robaron desde alimentos, hasta electrodomésticos, televiosiones, refrigeradores y cualquier cosa de valor que se cruzara en el camino; un ejemplo claro, fue la tienda Walmart, misma que reportó saqueo en la mitad de sus tiendas del estado, que derivaron en pérdidas por 318 millones de pesos a causa de los destrozos provocados por el huracán Odile, además de por la rapiña y saqueos que obligaron a que 55 días permanecieran cerrados los establecimientos.

Como consecuencia de los daños y perdidas millonarias causadas en Baja California Sur, la Organización Meteorológica Mundial retiro a Odile de la sexta lista de nombres de huracanes para el pacífico.