Una calle para todos

Archivo
Las calles por décadas han sido pensadas como espacios donde única y exclusivamente deben de ser utilizados para el uso de los carros.

Las calles por décadas han sido pensadas como espacios donde única y exclusivamente deben de ser utilizados para el uso de los carros. No hace mucho ahí se jugaban interminables torneos de fútbol, había bazares o parques itinerantes. Su transformación en vías agresivas de alta velocidad han generado inseguridad vial y muerte, pero este problema tiene una solución: compartir la calle como espacio público y no competir es posible a través de las calles completas. Estas calles no son otra cosa que avenidas donde todos los usuarios de la calle son contemplados (desde los carros hasta los peatones) y donde la seguridad de todos es más importante que la eficiencia o el flujo del camino.

Hace unos meses un grupo de amigas, compañeros y entusiastas salimos a la calle armados con pintura, plantillas, conos, luces, reflejantes, y compresores, dispuestos a ejercer nuestro derecho a la ciudad. Por meses esperamos una respuesta de las autoridades correspondientes para brindar la seguridad que quienes nos movemos en bicicleta tanto necesitamos. Hasta el momento los logros no han sido más que reuniones y palabras que no salen de 4 paredes. Era nuestro turno de actuar. Pintamos una carril compartido ciclista en Calle Jalisco. con nuestros propios recursos.

La seguridad vial y el derecho a la movilidad no son solo cuestión de presupuesto, ni de evaluaciones técnicas, es cuestión de voluntad, coordinación y diligencia. En solo 6 horas hicimos lo que el ayuntamiento no pudo realizar en años: construir espacios seguros para medios alternativos de transporte. Pero el ayuntamiento y sus departamentos correspondientes a la movilidad no son los únicos responsables de esta falta de seguridad vial que vivimos en La Paz (principal causa de muerte en niños y adolescentes en La Paz).

Arriba, en un lugar llamado “Honorable Congreso del Estado de Baja California Sur”, un recinto descuidado, opaco y hostil, ahí donde en los últimos meses sus ocupantes (que suponen nos representan), han estado usando nuestros impuestos de forma arbitraria para promoverse y autocomplacerse, regalando donas, fruta, roscas, y haciendo eventos sin rendirnos cuentas. Se montan actividades de culto a la personalidad con lo nuestro, sin pedirnos permiso.

Ahí, en ese lugar, con esos personajes, es donde recae uno de los puntos más importantes para comenzar a cambiar este fenómeno de muerte que vivimos en las calles de La Paz llamados siniestros viales. Urge una legislación acorde al contexto que vivimos, y de acuerdo a las fórmulas de seguridad vial más modernas que ya se implementan de forma internacional, pero también urge priorizar la seguridad vial en el Presupuesto de Egresos del Estado.

Se acerca uno de los puntos de inflexión más importantes para el estado y para la ciudad: El foro para la Ley Estatal de Transporte y Movilidad. Podría ser una simulación más  pero si no asistimos y participamos, aparte de nunca saber qué pasaría si las personas comunes fuéramos mayoría en un espacio que es nuestro, también corremos el riesgo de que se tomen decisiones a nuestras espaldas como de costumbre, decisiones de vida o muerte.

Hace poco estuve en una junta con varios funcionarios evaluando el proyecto de parques lineales, un proyecto que debe de pensarse en relación a otros tantos. El representante de dicho proyecto rehusaba a hacerse responsable de lo relacionado con la ciclovía Forjadores (cuando en su papel como funcionario y representante en el cabildo se lo demanda). Uno a uno los asistentes fuimos tomando la palabra para pedir que tanto la restauración de la ciclovía forjadores como el proyecto del parque lineal debían de discutirse en la próxima sesión de cabildo. Cuando fuimos mayoría exigiendo eso, en ese espacio, al funcionario en turno no le quedó de otra que aceptar la encomienda. Imaginen conmigo qué pasaría si logramos ser mayoría en un espacio en el que el Gobierno del Estado está acostumbrado a dominar, a mandar, a no preguntarle nada a nadie.

La futura Ley Estatal de Movilidad debe incluir  sin duda alguna la seguridad vial. No aceptaremos menos que eso. Es inaceptable que la principal causa de muerte en niños en Sudcalifornia sean los siniestros viales. La Ley debe contemplar un reparto equitativo del presupuesto de egresos del estado para el desarrollo urbano sustentable asegurando más dinero para movilidad no motorizada, para infraestructura segura, para capacitaciones y profesionalización de los funcionarios relacionados a la movilidad, debe incluir la modernización de los departamentos de tránsito y sobre todo debe incluir mejores condiciones laborales para los operadores del transporte público.

Esta ley debe poner candados al reparto en el presupuesto de egresos del municipio para que se invierta equitativamente en espacios para peatones, personas con discapacidad, ciclistas y usuarios del transporte público y para la seguridad de todos los automovilistas. Queremos más seguridad para todos.
Si esto no sucede, podría repetirse la historia de siempre.Pero hay una opción y una esperanza muy clara. Si somos mayoría, si participamos, si nos hacemos ver y escuchar, vamos a cambiar las cosas y lograr una ley para las personas, una ley que beneficie a todas.Yo pienso que podemos lograrlo. Ustedes, ¿qué piensan?

 

 

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente
 de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de @BCSnoticias

Acerca del autor

Frank Aguirre

Frank Aguirre

Frank Aguirre es egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara (2007 – 2010), es Secretario Técnico de la comisión de Bicicampamento en la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BICIRED MX), es Director de una organización no gubernamental que trabaja en temas de movilidad no motorizada, desarrollo urbano sustentable, derechos del peatón, reforma y aplicación de la ley, transparencia, ciclismo urbano y recuperación de espacios públicos llamada “BCSicletos pro-ciclismo urbano”, actualmente cursa la maestría de “Desarrollo Sustentable y Globalización” en la Universidad Autónoma de Baja California Sur.

Agregar comentario

Da click aquí para poner un comentario