BCS tuvo 15 casos de anorexia y bulimia en 2019; en Los Cabos fue la mayoría, en Loreto ninguno

Foto: Eric Audras/ Getty Images
Los Cabos fue quien registró más casos de trastornos alimenticios, principalmente de anorexia y bulimia
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  La especialista en Nutrición en la clínica 34 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Nizia Rojas Vega comentó que los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia se registraron mayormente en Los Cabos, pues en 2019 se reportaron 7 casos, mientras que Loreto fue el único municipio en no registrar incidencia.

“En Baja California Sur, Los Cabos en 2019 registró 7 pacientes, La Paz 5, Comondú 2, Mulegé 1 y Loreto 0”, mencionó la Nutrióloga.

Asimismo, explicó la diferencia entre estas enfermedades; enfatizó que el paciente con anorexia suele perder el apetito y además tiene una obsesión por medir las calorías que consume, con el fin de no ganar peso. En cuanto a la bulimia, dijo que la persona come en exceso y después deja de comer.

“(La anorexia) Es la pérdida de apetito, les gusta estar leyendo e investigando se saben mucho las marcas y las calorías, conocen casi pueden ser nutriólogos, conocen cuántas calorías tiene cada alimento. La Bulimia son como tipo atracones, los pacientes pueden comer mucho en una comida y en la siguiente comida no comer, o pasar 3 días sin comer y otros 2 días comer bastante. La anorexia no, definitivamente el paciente no come en ningún momento, por eso hay mucha diferencia en el peso”, refirió.

En este sentido, explicó que la anorexia se da principalmente en adolescentes y la bulimia se presenta en mujeres jóvenes y de 30 años; de igual manera destacó que las personas con anorexia suelen tener problemas de comunicación con sus padres y son influenciados por las redes sociales.

“Los pacientes con anorexia afecta la relación con la mamá, hay cierto conflicto en su relación con la madres, claro que tienen mucha influencia los medios de comunicación, que se ven a las adolescentes con muy bajo peso, eso empieza a presionar a las jóvenes, porque en esa edad es donde más se da. La bulimia si se da en más edades, se da en un poquito más amplio, siendo aún en jóvenes mayores, 30 (años); la anorexia no, son más jovencitas”, explicó Rojas Vega.

Finalmente, exhortó a los padres de familia de la entidad estudiar el comportamiento alimenticio de sus hijos, aseguró que los pacientes con anorexia duermen poco, estudian mucho las calorías y hacen mucho ejercicio, y que los de bulimia suelen vomitar después de comer.

“Otro foquito es que ellos siempre quieren estar haciendo mucho ejercicio, no duermen las horas adecuadas, duermen 3 horas o 6 horas. En los de bulimia es más difícil, pero si el familiar detecta periodos en que no come nada y de pronto la ve comiendo mucho, pues hay un trastorno alimenticio ahí, los vómitos, comen y se van al baño, entonces hay que considerarlo”, concluyó.


Comparte esta noticia en:

BCS Noticias. Todos los derechos reservados.