Berrendo peninsular, el animal con pezuña más rápido del mundo; alcanza 95 km/h

En una superficie de 21 hectáreas divididas en tres corrales está Llanos del Berrendo que fue creado por la importancia de conservar
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  El berrendo peninsular (Antilocapra americana peninsularis)  tiene la capacidad de regular su temperatura en un rango de 4 grados centígrados, explica de manera detallada Víctor Gelasio Sanchez Sotomayor, director del Área de Protección de Flora y Fauna Valle de Cirios.

Gracias a su metabolismo acelerado dispone de grandes órganos, lo que permite variar su calor corporal, por ejemplo, a los 39 grados centígrados puede aumentar su temperatura interna a 41 grados centígrados mientras que si hace frío puede bajar hasta los 37 grados centígrados para mantenerse confortable en el desierto. Puede hidratarse con el rocío de la neblina y resistir periodos prolongados de sequía.

Víctor me lleva a una de las tres estaciones de crianza que existen en la entidad, Estación Llanos del Berrendo.

Al conducir hacía el norte de Guerrero Negro, a escasos minutos del paralelo 28, lanza datos inverosímiles del berrendo peninsular que, por nombrar otras de las muchas cualidades que tiene, resalta su velocidad debido a que es considerado el animal con pezuña más veloz del planeta, alcanzando 95 kilómetros por hora.

En una superficie de 21 hectáreas divididas en tres corrales está Llanos del Berrendo que fue creado por la importancia de conservar al berrendo peninsular y aumentar su población en estado salvaje.

Los animales no son manipulados a la fuerza, en vez de eso, son movilizados mediante estímulos para su traslado, ya sea al área maternal a las hembras, los machos que están fuera o a la manada.

“Nuestra técnica la desarrollamos misma que fue trasladada a Arizona. Consiste en no tocarlos, si los queremos mover será con atrayentes, al momento se llevan a los círculos de captura. Anualmente se hace un muestreo del tejido; el manejo es lento”, precisó.

El Ejido El Costeño se ha convertido en un cómplice para el fortalecimiento y recuperación en más de 320 ejemplares, pues sus tierras fueron orientadas para la conservación y reciben una compensación de la Comisión Nacional Forestal (Conafor). En la Estación Llanos del Berrendo existen en este lugar 70 ejemplares con 20 hembras preñadas, el resto se distribuyen en las otreas zonas de reproducción.

En 1997 solo existían 200 especímenes en estado salvaje. Por esta razón, el berrendo peninsular fue incluido en NOM-059-Semarnat-2010 bajo el estatus de Peligro de Extinción.

La Estación La Choya fue la primera que se creó con una extensión de 23,000 hectáreas, contando con la ayuda del Programa Nacional de Conservación de Especies en Riesgo, y la colaboración de asociaciones de la sociedad civil como Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable.


Comparte esta noticia en:
×

Powered by WhatsApp Chat

×