Mal manejo de aguas negras en Cabo Dorado dañaría el arrecife: científico

El desarrollo inmobiliario de capital chino carece de datos sobre el manejo de aguas residuales para sus campos de golf
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  El proyecto Cabo Dorado no cuenta con un programa de monitoreo de aguas de desagüe por lo que estaría corriendo un riesgo el arrecife más importante del Golfo de California.

El doctor Rafael Riosmena Rodríguez, del Programa de Investigación en Botánica Marina, Departamento de Biología Marina, de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), es uno de los científicos que se dieron a la tarea de analizar la manifestación de impacto ambiental de Desarrollo La Ribera.

“El ingreso de aguas negras en la zona costera podría poner en riesgo la calidad del agua en la zona Arrecifal y los ecosistemas circundantes además de estimular el ingreso de organismos exóticos o invasores”, explicó.

Su explicación surge al inspeccionar el Capítulo II de la Descripción de las Obras o Actividades en el que encontró contradicciones de quienes elaboraron el documento que se presentó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

“Afirman que no se van a causar impactos significativos en el ecosistema pero no se presentan estudios basados en diseños planeados para evaluar el impacto sobre ecosistemas o especies basados en un análisis estadístico robusto con nivel adecuado”, precisó.

La omisión sobre el impacto en la fauna marina, indicó, es un asunto delicado que no se toca con una forma minuciosa. Detectó una escasez de datos sobre la influencia de posibles  derrames de agua de drenaje en el riego de los campos de golf, lo que causó alerta en el investigador porque se desconoce el estado de algunos bosques de macroalgas cercanos a Cabo Pulmo.

“En particular llama la atención que no se considera planes de contingencia por derrames de aguas negras por rupturas en la red que da el servicio o la más mínima valoración de los potenciales efectos sobre la biodiversidad marina”, añadió.


Comparte esta noticia en:

Acerca del autor

Redacción

Redacción

Equipo de Redacción de BCS Noticias. Si quieres ponerte en contacto con nosotros escríbenos a redaccion@bcsnoticias.mx

Comentarios

Da click aquí para poner un comentario
  • ASEGURADA LA DISPONIBILIDAD DE AGUA EN LA
    REGIÓN DONDE SE ESTABLECERÁ CABO DORADO

    SAN JOSÉ DEL CABO, BCS., 11 mayo.- Contrario a la preocupación expresada por algunos sectores, la disponibilidad de agua en la región donde se tiene proyectado Cabo Dorado está asegurada para todos los usos, de acuerdo a los estudios técnico-científicos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), razón por la cual esa autoridad concesionó 4.5 millones de metros cúbicos a la empresa desarrolladora, dado que existe una capacidad de recarga anual de 24.5 millones de metros cúbicos en el acuífero de Santiago.

    Lo anterior quedó subrayado durante la Reunión Pública de Información organizada por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) durante la cual los representantes de Cabo Dorado presentaron el proyecto a las partes interesadas en el desarrollo, entre las cuales se encuentra la comunidad de la zona de la Ribera, ambientalistas y grupos de la sociedad en general. Con esto se avanzó en el proceso legal para la Evaluación de la Manifestación de Impacto Ambiental.

    Durante la presentación se destacó que, Cabo Dorado es completamente diferente a lo que se ha señalado públicamente por diversas personas, por un factor central: la densidad en el uso del suelo que se tiene contemplada para el proyecto se ajusta a la disponibilidad de agua concesionada.

    Se enfatizó que al no haber planta desalinizadora, el consumo de agua proyectado para el desarrollo quedará circunscrito al volumen concesionado por Conagua. Y al haber procesos de uso eficiente del agua y reuso mediante el tratamiento de aguas residuales, en el futuro se tiene previsto que –aún al 100 por ciento de su operación total- en Cabo Dorado sólo se llegarían a utilizar 3.8 millones de metros cúbicos de agua, es decir alrededor de 84 por ciento de lo autorizado por la Comisión Nacional del Agua.

    En la reunión algunos ambientalistas sostuvieron que el tema de la disponibilidad del agua es una preocupación. Cabo Dorado tiene la misma preocupación en la optimización y cuidado de los recursos naturales. De ahí parten los elementos y compromisos de sustentabilidad que se han reiterado sobre las características del proyecto.
    Es importante destacar que, con base en la información de Conagua, el acuífero de Santiago cuenta con capacidad de recarga anual de 24.5 millones de metros cúbicos de los cuales la Conagua ha emitido concesiones a diversos usuarios equivalentes a 15.75 millones de metros cúbicos, incluida la autorización para Cabo Dorado.

    Además Conagua estima que aun restando lo concesionado y la descarga natural de 4.6 millones de metros cúbicos que se va al mar sin uso alguno, el acuífero de Santiago quedaría con un excedente disponible de 4.15 millones de metros cúbicos para usos diversos en el futuro. Esto lo basan en sus estudios técnicos

    Otro aspecto que ha generado inquietud es el relacionado con la densidad de uso de suelo en el proyecto y su impacto en el consumo de agua. En ese sentido, se subrayó que Cabo Dorado tendrá 4,080 cuartos en 9 hoteles de baja densidad, de los cuales alrededor de 1,500 serán condominios de propiedad vacacional y 6,141 unidades turísticas multifamiliares y unifamiliares.

    Se precisó de manera reiterada que la realidad es que la densidad de “cuartos hoteleros equivalentes” proyectados en Cabo Dorado es de 10,721 y no 22 mil como se ha pretendido asegurar en una interpretación incorrecta de la información plasmada en la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto.

    Aun cuando la totalidad de las 10,721 unidades operara al 100 por ciento de su capacidad, el consumo total no rebasaría los 3.8 millones de metros cúbicos, en especial por los procesos de eficiencia en el uso del agua.

    Durante la reunión se destacó que para asegurar la protección del medio ambiente, Cabo Dorado, integrará conceptos modernos de planeación y tecnologías de vanguardia, con las directrices de Evaluación del Impacto Ambiental; Conservación de la Biodiversidad; Prevención de la contaminación; Ordenamiento ecológico del territorio y Educación para generar Cultura Ambiental.

  • Cabo Dorado, ajustada su densidad a los ordenamientos legales

    El proyecto Cabo Dorado, que tendrá una densidad ajustada a los lineamientos legales para la región de Los Cabos, será una comunidad integrada y planificada en la cual habrá 9 hoteles con capacidad de 4,080 habitaciones y 6,141 unidades turísticas multifamiliares y unifamiliares distribuidas en sólo alrededor de 32 por ciento del total del terreno; el resto –una gran porción- quedará como reserva para uso de conservación.

    Es importante señalar que toda esa infraestructura inmobiliaria será construida paulatinamente a lo largo de 10 años o más en la medida que se vaya incrementando la demanda de los servicios de hospedaje.

    También cabe mencionar que uno de los tres predios que componen la totalidad de Cabo Dorado, el que pudiera ubicarse en el área más cercana a Cabo Pulmo, es donde menor densidad inmobiliaria pues alrededor de 73 por ciento del terreno quedará como Reserva con uso de conservación. Es decir, sólo se construirá un hotel con 60 habitaciones y 80 viviendas alejadas de los linderos con el Parque Marítimo Natural.

    Un factor que ha generado confusión y desinformación es la cantidad de cuartos hoteleros y viviendas que se construirán en Cabo Dorado: en realidad, de acuerdo a los parámetros del sector hotelero, una vivienda equivale a tres cuartos hoteleros. Esta medida aplica también para los condominios. De esa forma, en Cabo Dorado se planean 2,508 cuartos de hotel y 500 condominios. Sumados estos dan 4,080 cuartos hoteleros o “llaves”, como lo denomina la industria.

    Si se agregan las 6,141 unidades turísticas multifamiliares y unifamiliares y tomando como referencia el parámetro hotelero que se usa sólo para fines de medición de oferta, entonces serían 18,423 cuartos hoteleros. Pero es, al final, un parámetro.

    Lo cierto es que sólo están planeadas 6,141 y 9 hoteles con capacidad de 4,080 cuartos. Y no 22 mil habitaciones como se ha difundido en diversos espacios.

    Comparativamente, si bien en todos Los Cabos hay 16,500 cuartos en los hoteles –de acuerdo a lo reportado en el último informe del Gobernador del Estado de BCS- a ello se deben agregar las 66,580 viviendas, con lo que en toda la región (aplicando la métrica) hay 199,764 “cuartos hoteleros”. Cabo Dorado representaría alrededor de 10 por ciento al operar en plenitud.

    Lo importante es que Cabo Dorado tienen características que lo hacen diferente: se disminuyó la densidad inmobiliaria; aumentó la reserva para uso de conservación, no habrá marina ni desalinizadora, con lo cual no existe amenaza de que haya interacción entre el desarrollo y el mar.

    Su oferta también es distinta pues está dirigida a la atracción de turismo de nichos que permita una estancia constante al haber una oferta educativa, cultural, de intercambio científico, deportivo de alto rendimiento, de salud y bienestar así como de promoción de negocios transcontinentales.

    Cabo Dorado será, por lo tanto, un desarrollo integrado único en su tipo en el país al conjuntar oferta educativa, de investigación científica, de recreación y fomento a la salud así como cultural, con sentido claro de preservación ambiental.

    Dentro de las obras proyectadas se tiene considerados un Centro de Interpretación e Investigación en Ciencia y Tecnología del Mar de Cortes y Desierto de Baja California Sur; un Centro de Intercambio Cultural; un Centro Educacional y Campus Estudiantil; un Centro de Promoción del Comercio y la Inversión; un Centro Deportivo de Alto Rendimiento y Bienestar, 9 hoteles de clase mundial y viviendas para visitantes temporales y residentes.

    Otro aspecto a destacar es el impacto social y laboral que tendrá en la región al generar empleo directo e indirecto a 18 mil personas desde su fase constructiva hasta su operación y una derrama calculada en alrededor de 900 millones de dólares anuales.

    Cabo Dorado es un proyecto de La Rivera Desarrollos BCS, una coninversión de las empresas Glorious Earth Group y Beijing Sansong International Trade Group, de Estados Unidos y China, respectivamente.

    Cabe comentar que en el proyecto participará la compañía china State Construction Engineering Corporation, líder global en infraestructura y construcción que tiene entre sus proyectos el desarrollo de energías alternativas y sustentables.

    La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de Cabo Dorado puede ser consultado por cualquier persona, de manera transparente, en las oficinas de Semarnat en la ciudad de México y La Paz, BCS, y el proceso de evaluación que sigue se encuentra en la página de internet de Semarnat, en esta dirección: http://tramites.semarnat.gob.mx/index.php/consulta-tu-tramite. Proyecto: 03BS2014T0002

  • CABO DORADO, PROYECTO SUSTENTABLE QUE PRESERVARÁ EL AMBIENTE
    En aras de la transparencia y para clarificar la dimensión real del proyecto Cabo Dorado, cuya MIA fue puesta a consideración de las autoridades correspondientes, los desarrolladores señalan que:

    1. Cabo Dorado es un proyecto exclusivo en tierra, no se va a construir marina, ni infraestructura que pudiera perturbar el equilibrio ecológico del mar. Tampoco habrá descarga de agua residual al mar, ya que toda ésta se tratará y reutilizará en la propiedad con tecnología de punta.

    2. Una característica central es que al ser un desarrollo debidamente planificado, con visión de sustentabilidad, mantendrá dos terceras partes del total de su territorio como reservas para la conservación ecológica y ambiental. Para ser más precisos: de las 3,770.5 hectáreas de la propiedad, se destinará como reserva de conservación el 67.7%, equivalente a 2,551.2 hectáreas. Esto significa que sólo se aprovechará alrededor de 33% del terreno total. Dicho de manera sencilla, un valor central del proyecto es la gran cantidad de reserva natural que se mantendrá para preservar el ambiente.

    3. El eje rector de Cabo Dorado es la preservación del entorno natural y en especial de la reserva marina de Cabo Pulmo, cuyo parque marino se ubica a más de 10 kilómetros de distancia de los límites del desarrollo.

    4. Cabo Dorado es un proyecto radicalmente distinto al anterior, comenzando porque Cabo Dorado contempla una densidad mucho menor y será muy inferior a otros desarrollos en el país que están considerados como sustentables y en los que se han logrado preservar exitosamente los ecosistemas marinos en sus costas. En Cabo Dorado se planea promocionar tan solo 9 hoteles, a diferencia de los 18 del proyecto anterior, y la densidad en la totalidad del predio será al menos 30% menor de lo que se tenía considerado en dicho proyecto anterior, esto aun habiendo incluido la zona de soporte para los empleados del proyecto como parte de la densidad de Cabo Dorado. La creación de un componente que de calidad de vida a los trabajadores del proyecto y que elimina la presión al municipio de requerimientos de infraestructura, es la primera de su tipo en México.

    5. Cabo Dorado se regirá por medio de un régimen de condominio que asegurará que no pueda haber cambios en la densidad o la intensidad del uso de la tierra -esto a diferencia de muchos desarrollos que comienzan con densidades bajas y las van aumentando con el tiempo-.

    6. Cabo Dorado no tendrá planta desalinizadora para abastecer de agua al desarrollo, como resultado de la importante reducción de la densidad y de la aplicación de inversiones y tecnologías que aseguran una alta eficiencia en el uso de este recurso y su reciclaje. Para el abastecimiento de agua se utilizarán tres pozos en la zona cuyas concesiones se encuentran vigentes a favor de empresa desarrolladora. La CONAGUA ha establecido que la cantidad de agua en esta reserva es suficiente para las poblaciones en la zona, para el proyecto Cabo Dorado e incluso para posibles usos adicionales que la zona requiera en un futuro.

    7. Para la disposición de residuos sólidos se apoyará a las autoridades municipales de Los Cabos en la creación de infraestructura no sólo para la gestión de los residuos que salgan del desarrollo, sino de otras comunidades aledañas.

    8. La transparencia del proyecto inicia desde el momento mismo en que Semarnat publicó íntegra la MIA. Los procesos de consulta pública están previstos en la ley.

    9. La MIA cumple con todos los requisitos técnicos, legales y medio ambientales para cuidar la preservación del ecosistema de la región. Se ha realizado un detallado análisis de las regulaciones Federales, Estatales y Municipales que aplican en la zona, tanto en materia ambiental, como forestal, urbana y de uso de suelo. Se han elaborado detallados estudios de campo, utilizando las mejores prácticas y tecnologías disponibles, así como amplios trabajos de campo realizados durante varios meses para prever los efectos ambientales que pudiera generar el desarrollo y mitigarlos.

    10. Una preocupación que existía respecto al proyecto anterior es la posible afectación al mar y, por ende, a los arrecifes. Al no haber marina ni desalinizadoras, así como tampoco descargas de aguas residuales, ese riesgo en el nuevo proyecto Cabo Dorado no existe. Cabo Dorado es un proyecto sustentable cuyo éxito depende principalmente de la preservación ambiental. Ni en su fase constructiva ni en su operación, Cabo Dorado generará desechos peligrosos ni tóxicos para la fauna, flora o la salud humana.

    11. Los efectos más importantes de Cabo Dorado son en lo social y en el desarrollo económico de la región: Esto tendrá un impacto sustancial gracias a una inversión de 3.6 mil millones de dólares, además de generar 18,000 empleos directos e indirectos y una derrama económica potencial anualizada de alrededor de 900 millones de dólares. Otro efecto positivo de esta inversión es que al ser un proyecto que contempla desarrollar instalaciones en las que habrá diversidad de actividades culturales, científicas, educativas, deportivas, de salud y bienestar se promoverá mayor gasto, estadía promedio y una ocupación más estable, con lo cual el beneficio social y la derrama económica aumentarán sustancialmente en la región de Cabo del Este.

1
Hola 👋
Dinos o compártenos lo que quieras 🙂
Powered by