Después de un año de negligencias en el IMSS La Paz, fallece Marlene; familia exige justicia

Marlen, una mujer de 34 años que entró por su propio pie al IMSS de La Paz, y murió un año después por supuesta negligencia médica
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). Luego de un año internada en el Hospital General de Zona número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Marlene Vinalay Abarca, de 34 años de edad, falleció la madrugada del pasado 31 de octubre. Su familia exige justicia, pues, como se dio a conocer a través de BCS Noticias, Marlene acudió a la clínica por su propio pie, presentando una ascitis, pero jamás salió, ya que negligencias médicas le provocaron una hipoxia cerebral, lo que devino en una serie de complicaciones que le causaron la muerte.

Su madre, María Concepción Abarca, explica que la noche que pereció le dio de comer, Marlene mostraba mejoras, tenía al menos un mes sin respirador y el diagnóstico era que viviría. El padre estuvo de guardia. La causa oficial de muerte que establece el IMSS no es concreta, sino que enlista una serie de padecimientos, explican los familiares, siendo ésta una de las principales exigencias, que el instituto explique cuál fue específicamente la razón del fallecimiento.

Marlene Vinalay Abarca acta de defuncion

Asimismo, piden que se concreten las investigaciones en torno al caso, que supuestamente se iniciaron antes de concluir el primer semestre de 2014, según lo declarado por el delegado de la dependencia en BCS, Francisco Javier Bermúdez Almada, en donde se ven involucrados médicos, enfermeras, personal de mantenimiento y la propia institución. Hasta el día de hoy, desde el 9 de mayo en que el delegado revelara la apertura de procesos, no ha existido acercamiento del funcionario con la familia, no se dio de su parte una visita personal a Marlene Vinalay y ningún involucrado ha sido sancionado.

BCS Noticias dio a conocer el caso el 8 de mayo de este año y las negligencias siguieron ocurriendo. Julio César López Torres, padre de Marlene, evidencia que un problema reiterativo fue el alimento, el cual era bajo en proteínas, a pesar de que Marlene debía ganar peso, con ingredientes de paupérrima calidad y en ocasiones ofrecido sin cocinar por completo, además de que las políticas del hospital hacían muy complicado ingresar comida preparada en casa.

Marlene Vinalay Abarca comida cruda del imss

Las recetas eran pollo con zanahorias, a veces crudo, frijoles con betabel o papas con arroz, las sopas se preparan en raras ocasiones y las porciones eran reducidas, así como las bebidas. Hubo quejas al respecto, pero las autoridades de la institución aseguraron que toda receta proviene de nutriólogos en la capital del país, por lo que no había posibilidad de cambios.

Marlene Vinalay Abarca dieta del imss papas y arroz

De la misma manera, la higiene siempre resultó decepcionante, apunta Julio César, llegando al grado de no admitir el baño a los enfermos hasta por tres días, debido a que “problemas en la lavandería” no permitían contar con ropa de cama limpia y batas para los pacientes, además de mantener durante “semanas” en desuso algunos sanitarios.

Marlene Vinalay Abarca sanitarios de imss

Pero una de las faltas más graves ocurrió al filo de los últimos días de Marlene, cuando en una guardia nocturna las enfermeras a su cargo olvidaron revisar su suero y el líquido se le infiltró a través de la mano izquierda, provocándole una inflamación severa que abarcaba de los dedos al codo. Cuando el personal de la clínica 1 del IMSS lo notó, inmediatamente retiraron el catéter de la mano de Marlene, pero con tan poco tacto que arrancaron piel al deshacerse de la cinta adhesiva que sujetaba la sonda.

Marlene Vinalay Abarca

Esto fue reclamado directamente a la subdirectora de la clínica, Marina Flores, narra la madre de Marlene, aunque la médico únicamente logró que la enfermera directamente responsable se disculpara por el olvido y por lastimar a la paciente.

“Cómo es posible que después de que a mi hija me la dejaron mal del cerebro, está como está por la negligencia médica, y todavía se dan el lujo de hacerle eso, cuando le quité la venda tenía una gasa, y debajo de la gasa lleno de sangre, donde le habían quitado la tela adhesiva con todo y piel, con todo y piel se la quitaron y le dañaron toda su manita”.

Cabe recordar que el oncoginecólogo del IMSS, Ricardo Alberto Ybarra Yee, luego de que le extirpara ovarios y matriz a Marlene sin realizarle una biopsia sino hasta después de la intervención quirúrgica, la cual resultó negativa, y durante cuya recuperación sufrió la hipoxia cerebral que finalmente la matara, consideró que la familia debería estar feliz porque su hija no tuvo cáncer.

Asentada bajo el expediente 000383, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha tomado el caso en sus manos y, estima Julio César, pronto emitirá recomendaciones al IMSS. Una vez que esto ocurra, la familia decidirá entablar o no una demanda penal contra quien resulte responsable por las negligencias médicas que mermaron la salud de Marlene Vinalay Abarca hasta su fallecimiento.

“Yo lo que quiero es justicia”, reclama María Concepción Abarca. “El hecho de que mi hija ya no está, que ella esté muerta, no quiere decir que los que la dañaron no paguen, mira a esta chiquita sin mamá, no es justo, porque mi hija estaba bien, mi hija entró caminando, no es justo que ahora que ella se murió los que la dañaron no paguen. Nosotros no queremos venganza, queremos justicia, aunque Marli ya no esté”.

madre e hija de Marlene Vinalay

Hasta el día de hoy, contrario a lo que prometiera la Coordinación de Atención y Orientación al Derechohabiente del IMSS en BCS, a cargo de Rubén Garza Espíritu, la institución no se ha hecho cargo de ningún gasto realizado por la familia a causa de la falta de medicamentos y equipo en la clínica.

“Mi hija no estaría tranquila, porque yo sé que ella querría lo mejor para su hija, y ella estaba buscando el sustento para su hija, el próximo año ella se iba a quedar con mi base y yo me iba a retirar de mi trabajo, ella iba a tener un ingreso para sustentar a su hija, y vienen ellos y le cortan las alas, le quitan la vida, ¿y creen que nos vamos a quedar con las manos cruzadas?”.


Comparte esta noticia en:
×