Empresa quiere hacer fiesta en Balandra sin permiso; son los mismos que subieron al hongo

La empresa The Yachtsetter, la cual llamó la atención en el año 2015 cuando ofreció una fiesta en yates por áreas naturales protegidas de la media península como Balandra o la isla Espíritu Santo, realizarán un nuevo recorrido este verano, sin contar con los permisos correspondientes
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). La empresa The Yachtsetter, la cual llamó la atención en el año 2015 cuando ofreció una fiesta en yates por áreas naturales protegidas de la media península como Balandra o la isla Espíritu Santo, realizarán un nuevo recorrido este verano,  sin contar con los permisos correspondientes de la autoridad ambiental, lo cual podría significar un riesgo en potencia para dichas costas, ya que en el pasasdo los mismos asistentes a estas fiestas se subieron al hongo de Balandra para tomarse fotografías, lo que causó molestia en los paceños, pues además de ser un ícono de identidad, la piedra pudo haberse caído por tercera vez.

En septiembre del año pasado las cuatro embarcaciones rentadas por la compañía iniciaron la travesía por el mar de cortés y las zonas protegidas por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp); sin embargo éstas no pidieron una autorización para realizar esta actividad frente al Área de Protección de Flora y Fauna de Balandra.

No suficiente, los participantes del evento se subieron al hongo de piedra para tomarse fotografías y compartirlas a través de las redes sociales, lo que molestó a la comunidad paceña puesto que este ícono, ya se había caído anteriormente, derivando en una costosa reparación.

Al respecto, en la página de The Yachtsetter, se anuncia un party del 28 al 31 de julio, aunque no se sabe el número de yates que serán utilizados en las costas de la media península. Según Forbes, son dos empresarios quienes están detrás del evento masivo: Hernán Junco y Juan Altamirano.

“El primer día será en Balandra en “una playa privada” durante la noche y, al día siguiente, zarparán a Los Islotes en isla Partida para nadar con lobos marinos y aparcarán frente a bahía Ensenada Grande y, por último, partirán a El Candelero en Parque Nacional Archipiélago Espíritu Santo para otra fiesta privada”, relatan en la página web de la empresa.

Por su parte, el , subdirector del Área de Protección de Flora y Fauna de Balandra, Francisco Manuel Álvarez aseguró que la empresa no cuenta con los permisos de las autoridades ambientales para hacerlo, explicando que Balandra está conformada por 5 zonas núcleo en las que restringieron varias actividades, incluyendo el tráfico o anclaje de embarcaciones mayores de lujo, porque podrían dañar el ecosistema.

“Esta empresa no tiene permiso […] es solo para investigación, educación ambiental y uso recreativo en el día, pero no se permite pernoctar. No ruido, no hay oportunidad que hagan la fiesta, el programa de manejo no lo permite”, recalcó.

En ese sentido, comentó que la última celebración que realizaron, los inspectores de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) interpusieron una denuncia penal ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa); sin embargo, esta no procedió ya que en el video que se entregó como evidencia, no se pudo comprobar que se trataba de Balandra, el lugar donde se desenvolvió la fiesta.

Así mismo, Francisco Álvarez reiteró que las actividades The Yachtsetter no están permitidas en la zona, al catalogarse como área natural protegida, un sitio reconocido en la lista Ramsar de importancia mundial y el destino de las playas se orientó a conservación ante Zona Federal Marítimo Terrestre.

Recordó que cuando los asistentes de la fiesta se subieron al hongo, al ser los primeros que viralizaron este tipo de fotografías en las redes sociales, a consecuencia, dijo, subirse se puso de moda entre los visitantes y, por tal razón, iniciaron una campaña de concientización sobre la importancia cultural de la roca moldeada por el mar.

“Ahora es una moda es bien visto por esas personas subirse y tomarse la foto, una campaña donde podamos conciencia para conservar el hongo de balandra, ya se ha caído dos veces, se ha restaurado y es costoso”, manifestó.

Finalmente el subdirector calificó  como “actos vandálicos” el escalar el hongo que “es un objeto de conservación del área, es un ícono paceño, es emblemática del sitio, promocionado con fines turísticos desde los sesenta, una pieza fundamental para conservación del sitio: la playa de los paceños que visitas cientos de familias”.

Foto: Archivo / Con información de SDP Noticias 


Comparte esta noticia en:

BCS Noticias. Todos los derechos reservados.