En Baja California Sur nunca existió un verdadero perredismo: investigadora

Dentro del VI Congreso Latinoamericano de Ciencia Política, efectuado en Ecuador, se presentó una ponencia sobre la situación histórica de la política sudcaliforniana
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). En un análisis del escenario político sudcaliforniano, la derrota del Partido de la Revolución Democrática, en 2011, demostró “que nunca existió un verdadero perredismo en Baja California Sur”.

En una ponencia escrita para el VI Congreso Latinoamericano de Ciencia Política, realizado del 12 al 14 de junio de 2012 en Ecuador, la doctora Rossana Andrea Almada Alatorre expone las Variaciones ideológicas en Baja California Sur, México.

La autora hace un análisis desde 1999, cuando Leonel Cota Montaño rompió con el Partido de la Revolución Institucional (PRI), por la imposición desde el centro de otro candidato. De la ruptura nació la Alianza Democrática Sudcaliforniana (ASD) que albergó a todos aquellos que coincidían con él.

El precedente de la fractura del PRI ocurrió en 1988 con la salida de Cuauhtémoc Cárdenas y su Corriente Democrática.  “En BCS la fractura del PRI llegó tarde, pero llegó; en 1998 un grupo de priístas inconformes con la designación central del candidato a la gubernatura del estado”, expresa.

Leonel Cota Montaño, líder priísta que había acumulado un significativo capital político a través, primero, de su labor como Secretario del Ayuntamiento de La Paz, después como diputado federal y al momento de la ruptura con el PRI, como alcalde paceño. La legislación mexicana exigía que los candidatos a puestos de elección popular fueran propuestos por algún partido político, Cota Montaño y su grupo optaron por el PRD y una coalición con el PT”, narra en su texto.

El éxito del ‘leonelismo’, afirmó, se fundamentó en un proyecto incluyente que parecía considerar a las diferentes manifestaciones políticas de la sociedad.

“El gobierno de Leonel Cota se da en el momento en que los gobernadores de los estados se desligaban del ejecutivo federal, esto le permitió romper un poco con la subordinación de Baja California Sur a las decisiones federales”, indica.

Además, subraya que el gobierno representado por el PRD- PT no mantuvo a Baja California Sur al margen de la globalización y del proceso neoliberal.

“Para muchos sudcalifornianos la apertura a empresas del interior del país y la venta de espacios paradisiacos para la instalación de desarrollos turísticos significaba ir en contra de los intereses locales y de la tranquilidad con la que se vivía en la entidad”, añade.

A pesar de eso, la gestión de Leonel Cota Montaño ayudó para que Narciso Agúndez Montaño ganara las elecciones de 2005; se convirtió en el primer gobernador perredista que reconoce como presidente de la república a Felipe Calderón (2006-2012).

La escritora señala que la figura de Cota Montaño se vio diluida, luego de marcar una separación con Agúndez Montaño, así como la participación de éste en los comicios de 2011 a la alcaldía de Los Cabos.

“El leonelismo quedó desdibujado”, asegura y enumeró dos razones, la primera,  “creó el Frente Democrático Sudcaliforniano (FDS), sin considerar que este era un momento histórico –político diferente del que lo había encumbrado en 1999.”

“El segundo error fue el lanzamiento de su candidatura para la alcaldía cabeña por el Partido Nueva Alianza. Frente al orgullo que representa el ser sudcaliforniano y la confianza depositada en este personaje para representarlo en diferentes escenarios políticos, este acto fue asumido como una forma de autodegradación”, detalla.


Comparte esta noticia en:

1
Hola 👋
Dinos o compártenos lo que quieras 🙂
Powered by