Falta de combustible e inundaciones sufrieron hospitales generales de La Paz

Tres de los nosocomios más importantes de la capital, funcionaron durante el impacto del Huracán Odile
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). En una rápida inspección por los principales nosocomios de la capital, la escasez de combustible y filtraciones de agua son algunos de los problemas que enfrentaron durante el huracán Odile.

Aunque la Comisión Federal de Electricidad ha tardado en reponer el servicio, los recintos de salud operaron casi con normalidad, salvo en unos eventos en los que fallas de las estructuras ocasionaron el paso de agua. Un caso fue el Hospital General Juan María de Salvatierra.

El Hospital General del Instituto Seguridad y Salud de Trabajadores del Estado (ISSSTE), informó Manuel Rebolledo, subdelegado de Medicina, a unas horas de finalizar el fenómeno meteorológico, acudió al único medio de comunicación que transmitió durante los días en que no hubo energía eléctrica, y reveló que ocupaban diesel.

Ese día, el 16 de septiembre, el doctor comunicó su preocupación debido a que al generador de electricidad de emergencia del inmueble le quedaba una hora y media de combustible. Cinco personas se encontraban en estado crítico y, por ende, necesitaban la electricidad para mantener los aparatos.

La falta del derivado de petróleo se debió a tramitología burocrática que, con el huracán categoría tres, se trabó. Únicamente, necesitaba 2,500 a 5 mil litros de diesel.

En la Clínica 34 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) también trabajó con planta de luz propia.


Comparte esta noticia en:
BCS Noticias. Todos los derechos reservados.
×