Iglesia en BCS no comparte el concepto de familia natural, y acepta la sociedad de convivencia

“Hay que entender que la Iglesia será respetuosa de aquellas personas que decidan hacer una vida en común siendo del mismo sexo”, señala el padre Juan Gómez
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). En torno a la discusión provocada por la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al declarar inconstitucional el no permitir el matrimonio entre homosexuales en cualquier estado de México, la Diócesis de La Paz ofrece su postura, mostrando que por doctrina, naturaleza y lógica etimológica no está a favor del matrimonio igualitario, aunque siendo una institución respetuosa de los derechos humanos considera que las personas del mismo sexo que busquen unirse legalmente pueden y deben hacerlo, aunque bajo un concepto distinto al matrimonio: la sociedad de convivencia.

“Hay que entender que la Iglesia será respetuosa de aquellas personas que decidan hacer una vida en común siendo del mismo sexo”, señala el padre Juan Gómez Esqueda, vocero de la Diócesis de La Paz, detallando que “en lo que no está de acuerdo es que bajo un dictamen legal se hable de matrimonio igualitario”, ya que, hablando del “campo etimológico, matrimonio se deriva del término latino matrimonium, que se refiere a la naturaleza u oficio de la mujer, la que tiene la matriz, que es el espacio en donde se procrea; por eso se habla de que los fines del matrimonio es buscar el bien de la pareja y la procreación de los hijos”.

En el sentido religioso, Gómez Esqueda advierte: “no esperemos escuchar de la iglesia algo distinto al hablar sobre el matrimonio, pues ella se basa en la sagrada revelación, la Biblia, y en las leyes de la misma naturaleza”.

“Quienes deciden optar por una vida en común apoyados por la ley, que están en todo su derecho de exigirlo siendo personas, podrían hacerlo bajo otro concepto, y esto lo veríamos desde el punto de vista religioso y hasta etimológico. Está la figura de la sociedad de convivencia, en donde se aseguren garantías de las que cualquier ciudadano puede gozar, sobre todo en el campo laboral y de seguridad social”.

El vocero de la Diócesis de La Paz se refirió al Papa Francisco, recordando que hace poco mencionó «algo que se convierte en premisa para tratar el tema”. El representante de Dios en la Tierra para la iglesia católica dijo “¿quién soy yo para juzgarlos?”, indicó, anotando “que el único ser perfecto que está para juzgar es Dios”.

“Debemos tratar el tema del matrimonio y la familia desde su justa dimensión”, sostuvo el presbítero, asegurando que la iglesia “no es ciega o sorda frente a otras realidades que se fundamentan en sus usos y costumbres, en donde existen leyes y valores distintos”, por lo que previene sobe el riesgo de caer en “ismos” al defender la “familia natural”.

“No se puede exigir a la Iglesia que cambie su doctrina, pero también entendemos que la Iglesia no está para imponer normas. Existe una doctrina que nos invita a la congruencia y al respeto al mismo tiempo. Yo debo defender lo que yo creo pero no con insultos ni pretendiendo imponer, pero al mismo tiempo debo pedir lo mismo de la otra parte. Y siento que es ahí en donde algo está fallando […] La Iglesia, para quienes creemos en ella, es madre y maestra. Como maestra tiene la obligación y el deber de enseñar a sus hijos de una manera convincente lo que ella profesa, pero como madre debe ser compasiva. Una mamá seguirá amando a su hijo sin importar su preferencia sexual. Una cosa es la persona y otra sus acciones, yo estoy obligado a ver al otro como hijo de Dios, como mi hermano, pero eso no me obliga a estar de acuerdo con sus acciones. Y no pasa nada, el respeto está en la plataforma de las relaciones humanas”.

Por último, acerca de su participación en la marcha a favor de la “familia natural” que realizará en septiembre el Frente Ciudadano por la Familia Natural, la Diócesis de La Paz asegura que aún no define si estará presente o no, aunque confirma que la iglesia cristiana sí protagonizará el movimiento.

“Un grupo de pastores de iglesias cristianas locales nos han invitado a participar con ellos para defender lo que es la familia, nosotros más que llamarle familia natural queremos hablar de la familia tradicional, basada en conceptos bíblicos y naturales. Tenemos muchas cosas en común, especialmente lo que es la defensa de la familia, en donde puede entrar igual una madre soltera o viuda que saca adelante con amor a sus hijos, los abuelos que junto con los nietos por diferentes circunstancias llegan a formar realmente una familia, los esposos que no han podido tener hijos y deciden adoptar […] Tenemos qué luchar preservar los valores que son el cimiento de una sociedad, sin olvidarnos de respetar a todo ser humano desde lo que es la dignidad de la persona, incluyendo sus decisiones mismas que pueden ser contrarias a nuestros principios pero son parte del libre albedrío. Lo importante es lo que decía antes, ser congruentes con nuestros principios y la fe que profesamos. Dios lee nuestros corazones y nuestra intenciones, él será quien juzgue nuestra acciones por encima de todo”.


Comparte esta noticia en:

Acerca del autor

Redacción

Redacción

Equipo de Redacción de BCS Noticias. Si quieres ponerte en contacto con nosotros escríbenos a [email protected]

Comentario

Da click aquí para poner un comentario
  • La nota se debería titula que la Iglesia no acepta que bajo un dictamen legal se hable de matrimonio igualitario. “no esperemos escuchar de la iglesia algo distinto al hablar sobre el matrimonio, pues ella se basa en la sagrada revelación, la Biblia, y en las leyes de la misma naturaleza”.

    Eso es exactamente lo que los fieles católicos deseamos escuchar de nuestros pastores, de ese modo nos sentimos seguros y protegidos por nuestros pastores, ya que en éstos tiempos en que la información de eventos místicos, de profecías, de eventos catastróficos en la naturaleza, guerras y rumores de guerras….EL ESCUCHAR DECIR A NUESTROS PASTORES QUE HAY UN CAMBIO EN LA DOCTRINA TRADICIONAL, EN LAS ENSEÑANZAS DE LOS PAPAS Y DE LOS SANTOS…vendría a alertar en nosotros lo enseñado por Benedicto XVI en el Catecismo de la Iglesia Católica, art. 675; donde se habla que justo antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes, y la persecución que provendrá de una impostura religiosa, que proporcionara a la humanidad una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la APOSTASÍA DE LA VERDAD…… y para que esto se lleve a cabo, es notorio que esa impostura religiosa, impondrá una doctrina redefinida que solucionará los problemas, pero la solución será aparente y se estará abandonando la verdad, que eso significa la palabra Apostasía…del griego APO STASIS….y el abandonar la verdad es abandonar a Dios mismo, y cobijarse bajo las alas del padre de la mentira, y así es claro el destino de quienes abandonaran la verdad alentados por ésta «impostura religiosa»
    Y aquí hay algo de acotar; la solución aparente a quienes pretenden hacer vida sexual con una pareja del mismo sexo, es concederles leyes que avalen esas uniones sabiendo que es algo reiterativamente citado en las Sagradas Escrituras como pecado, y que se refleja en el cuerpo y mente de un hombre que estuvo sometido a hacer uso de su cuerpo de manera no natural; en las altas tasas de HIV, de sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual, así como los altos índices de homosexuales con cerebro atrofiado por consumo de drogas.

BCS Noticias. Todos los derechos reservados.