Investigan a familiares de Vicente Fox por explotación de jornaleros en Comondú

En Baja California Sur se investigan otras 25 empresas por explotación laboral de jornaleros
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). Familiares del ex presidente Vicente Fox son investigados por la Secretaría de Trabajo y Previsión Social debido a que los jornaleros tarahumaras explotados en Comondú trabajaban para su empresa.

Dicha empresa es El Cerezo, donde los campesinos laboraban y vivían en condiciones insalubres, de hacinamiento y de miseria salarial; se encontraron a 13 menores de edad trabajando y 167 jornaleros sin registro ante el IMSS.

El Cerezo tiene su domicilio fiscal en la carretera León-Cuerámaro km. 13, donde se ubica la ex Hacienda San Cristóbal, donde se encuentran un hotel boutique, un restaurante y la empresa procesadora de alimentos El Cerrito, propiedad de los hermanos José, Mercedes y Vicente Fox.

Ángel Arellano, delegado de la Secretaría de Trabajo en Baja California, informó que El Cerezo fue sancionada en Guanajuato en 2011 y 2012 por irregularidades en las condiciones de trabajo.

El Cerrito, propiedad de la familia Fox, maneja seis ranchos de 40 hectáreas cada uno en el Valle de Santo Domingo, con una producción de hasta 40 toneladas por hectárea.

La agroempresa es administrada por José «El Josecillo» Fox, hijo de un hermano del expresidente Vicente Fox Quesada, a quien otras fuentes señalan como socio de esta compañía domiciliada en Guanajuato.

Cada uno de los 6 ranchos saca hasta 20 trailers de papa al día, y para la cosecha ocupan a cientos de jornaleros agrícolas que son contratados a través de ‘enganchadores’ que se entienden directamente con los obreros agrícolas.

En tanto, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social informó que en Baja California Sur se investigan otras 25 empresas por explotación laboral de jornaleros, a raíz de las protestas que se han hecho en el municipio de San Quintín.

Se calculó que hay unos 28,000 trabajadores afectados por las prácticas de estas empresas, los cuales provienen de Chihuahua, Oaxaca, Guerrero y Chiapas.

Con información de El Siglo de Torreón y El Sudcaliforniano


Comparte esta noticia en:

Acerca del autor

Redacción

Redacción

Equipo de Redacción de BCS Noticias. Si quieres ponerte en contacto con nosotros escríbenos a [email protected]

Comentario

Da click aquí para poner un comentario
  • ¡Dame
    Kórima Chabochi!

    Por: Profr. Román Corral Sandoval.

    “El escritor de Batopilas en el Siglo XXI»

    ¡Dame kòrima chabochi,

    soy un indio tarahumara,

    de Guachochi o Carichì,

    hijo del Sol y de la Luna,

    que me guiaron hasta aquí,

    a tu tierra que era mía,

    donde soy un extraño para tì,

    donde vivo como un paria,

    la riqueza no es para mí!

    ¡Dame kòrima chabochi,

    soy un indio tarahumara,

    de Uruachi o Matachì,

    desde las frías montañas,

    llanuras y barrancas,

    más allá de Batopilas,

    de Urique y Morelos,

    he caminado hasta aquí,

    a tu tierra que era mía,

    donde soy un extraño para tì,

    donde vivo como un paria,

    sin sonuko, ni munì!

    ¡Dame kòrima chabochi,

    soy un indio tarahumara,

    de Moris, Cusihuiriàchi,

    desde las altas mesetas,

    y praderas extensas,

    bajo la luz de las estrellas,

    y radiantes lunas llenas,

    que no podrás arrebatarme,

    para sumirme en las tinieblas,

    he caminado hasta aquí,

    a tu tierra que era mía,

    a «tus» parques naturales,

    donde corría libremente,

    tras los ágiles venados,

    con mis pies descalzos,

    entre atajos y veredas!

    ¡Dame kòrima chabochi,

    soy un indio tarahumara,

    de Norogachi, Tomochi,

    desde lejanos lugares,

    de bosques y matorrales,

    he llegado hasta aquí,

    bajo los rayos solares,

    a tu tierra que era mía,

    a tus ruidosas ciudades,

    antes hermosas regiones,

    de mariposas y flores,

    donde mi espíritu volaba,

    mientras mi cuerpo danzaba,

    bajo la música de pascola,

    de violín y guitarra,

    donde las cabras pastaban,

    y volaba el colibrí,

    y bellas aves trinaban,

    solamente para mí!

    ¡Dame kòrima chabochi,

    soy un indio tarahumara,

    soportando crudos inviernos,

    y tu fría indiferencia,

    he caminado con esfuerzo,

    a tu tierra que era mía,

    donde soy un extraño para tì,

    donde vivo como un paria,

    en lo que tú llamas progreso!

    ¡Dame kòrima chabochi,

    soy un indio tarahumara,

    desde Creel o Panalachi,

    viviendo en la pobreza,

    por la miseria de tu alma,

    he llegado hasta aquí,

    a tu tierra que era mía,

    donde vivo como un paria,

    con enfermedades, hambrunas,

    vistiendo harapos, andrajos,

    sin estrellas, soles y lunas!

    Contacto: [email protected]

BCS Noticias. Todos los derechos reservados.