La gran variedad de fósiles en BCS, un incentivo para promover el turismo

Zonas como Sierra La Laguna, San Juan de la Costa o El Carrizal pueden ser usados para incrementar las actividades culturales y científicas
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  La riqueza paleontológica, junto al paisaje geológico del territorio de Baja California Sur, puede ser un aliciente para promover el turismo o incrementar las actividades culturales y científicas.

En el documento, El resguardo y aprovechamiento del patrimonio geológico y paleontológico en Baja California Sur, México de Javier Gaitán Morán y  Alejandro Álvarez Arellano, dan una rápida mirada por zonas como Sierra La Laguna, El Carrizal o San Juan de la Costa, en donde se han encontrado restos de distintas épocas del pasado.

“La parte sur del estado, desde La Paz a Los Cabos, se caracteriza por un rápido crecimiento
en las actividades turísticas tradicionales, que puede ser complementado con el uso de lugares como el barranco de la Sierra de la Laguna, zonas de fósiles (ubicados) entre Santiago y San José del Cabo, los resortes de Santiago o una visita a la San Lázaro o La Laguna cimas de las montañas”, sostienen los investigadores.

Por otro lado, al otro extremo de la península, en San Ignacio, en el municipio de Mulegé, desde el siglo XIX hay registro de la presencia de vestigios fósiles, “y que a partir de esta misma fecha el tiempo, se dieron las primeras excavaciones para desenterrar huesos de mamut  cerca de la misión”.

Otro claro ejemplo, especifican los autores del texto científico, el descubrimiento en 2005 de fósiles de cetáceos con 33,9 millones de años en San Juan de la Costa y las tortugas terrestres gigantes, gatos dientes de sable y cráneos de caballos procedentes del Bajo Pleistoceno en el sitio conocido como El Carrizal.

Además, los fósiles son considerados patrimonio nacional y están protegidos por el estado a través de la Ley sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas. En su artículo 28 expresa:

“Las disposiciones sobre preservación e investigación en materia de monumentos y zonas de monumentos arqueológicos e históricos serán aplicables a los rastros de existencia humana que tengan un carácter cultural, histórico o arqueológico, localizados en la zona marina de los Estados Unidos Mexicanos, que hayan estado bajo el agua parcial o totalmente, de forma periódica o continua, tales como: los sitios, estructuras, edificios, objetos y restos humanos, junto con su contexto arqueológico y natural; los buques, aeronaves, otros medios de transporte o cualquier parte de ellos. Su cargamento u otro contenido, junto con su contexto arqueológico y natural; y los objetos de carácter prehistórico.”

Al respecto, ambos investigadores coincidieron en que “la vastedad del territorio nacional, y de Baja California Sur particularmente, hace imposible su vigilancia a través de una sola institución o dependencia.”


Comparte esta noticia en:

1
Hola 👋
Dinos o compártenos lo que quieras 🙂
Powered by