Llegaron a Baja California Sur las primeras ballenas, aunque el turismo es bajo

Se observaron los primeros 6 ejemplares de ballena gris en Laguna San Ignacio y en Ojo de Liebre; se espera que en los próximos días arriben el resto de ellos
Comparte esta noticia en:

Mulegé, Baja California Sur (BCS). Aunque la temporada para el avistamiento de ballena gris en Baja California Sur inició el pasado 15 de diciembre, fue hasta pocos días antes de navidad cuando se observaron los primeros ejemplares en la Laguna San Ignacio y en Ojo de Liebre; se han visto a 6 especímenes, pero se espera que en próximos días llegue el resto de la manada.  

Además, según los pescadores de la zona, se ha visto por segundo año consecutivo a una ballena jorobada que entra a la Laguna San Ignacio, siguiendo los cardúmenes de macarela, que también por segunda temporada son en extremo abundantes.  

Sin embargo, entre los prestadores de servicios turísticos existe preocupación ante las cancelaciones, sobre todo por parte de turistas europeos; tampoco se tiene grane expectativa en la llegada de turistas procedentes de Estados Unidos.  

El aforo de las lanchas es de 50 % de su capacidad, mismo que se impone en el Semáforo Epidemiológico y permite hasta 8 turistas por lancha, lo que es poco rentable para la actividad, asegura José Varela, prestador de servicios en Laguna San Ignacio.  

Los ingresos que genera la actividad en el Ejido Benito Juárez, que es el principal lugar donde se oferta el avistamiento de ballenas gris, permite pagar el Seguro Social de 90 familias campesinas, representando alrededor de 400 beneficiarios de servicios médicos.  

Al respecto, el líder de la comunidad, Abe Morán alertó sobre el peligro de que por primera ocasión —en más de 30 años— las familias se quedarán sin la posibilidad de acceder a los servicios de salud.  

Por otro lado, los prestadores de servicios turísticos no descartan que se registre la presencia de ejemplares bajos de peso, tal como ocurrió en la temporada 2018-2019; asimismo, se espera más mortandad en los organismos.  

Sobre este último fenómeno, el investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Alejandro Gómez Gallardo destacó que, en 1990, la muerte de los ejemplares fue atribuida a la presencia del fenómeno conocido como El Niño y La Niña en el polo norte.  

Finalmente, el avistamiento de estos ejemplares se origina durante varios meses, en los santuarios de Ojo de Liebre, San Ignacio y Bahía Magdalena, siendo sus principales sitios de congregación.  

Cabe destacar que, este fin de semana, se difundió un vídeo de una ballena jorobada en inmediaciones del municipio de La Paz, el cual generó gran cantidad de comentarios, algunos destacando que habrá menos acoso a los animales.   

Con información de Elías Medina, El Sudcaliforniano  


Comparte esta noticia en:
BCS Noticias. Todos los derechos reservados.
×