Más de 1.4 millones de pesos en daños, dejó la marcha del 8M en La Paz: Gobernador

Las protestas por el Día Internacional de la Mujer dejaron 1.4 millones de pesos en pérdidas; 3 policías resultaron heridas, señaló
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). El gobernador Víctor Castro Cosío expuso cuáles fueron los daños al Centro de Justicia Penal tras la marcha por el 8M. La autoridad detalló que el total de los destrozos han dejado un saldo de 1.4 millones de pesos, con 3 policías mujeres lesionadas e incluso reconoció agresión hacia la prensa local.  

“Ahora tenemos que reponer los daños y son varios millones de pesos […] es 1’400,000 pesos lo que perdimos: 13 ventanas de vidrio templado, que no cuestan cualquier cosa, búsquenlo, 2 puertas principales con vidrios templados, computadoras, extinguidores, etc. No es el valor de su causa, pero si el pueblo lo tiene que pagar”, comunicó.  

Por otra parte, informó que hay 3 policías lesionadas y expresó que sean los propios medios de comunicación los que se pronuncien en contra de los estragos que también sufrieron, entre ellos una integrante de BCS Noticias.   

“Sí, 3 policías lesionadas, [sobre miembros de la prensa] bueno, eso valórenlo ustedes que respuesta puedan dar como medios, que nos les dejan trabajar, pero en caso de nosotros, pues sí tenemos la obligación de resguardar, el pueblo nos dio y juramos: guardar y hacer guardar la Constitución, y en la Constitución, se garantiza la protesta libre, absolutamente, hasta protección, pero si va alguien y hace destrozos ¿cuál es el sentido?, eso se lo dejo a todos”, declaró. 

Asimismo, Castro Cosío destaco que su gobierno ha estado buscando ahorrar, y que, con gastos como los que dejó la marcha, se podría haber pavimentado una calle. Dichas palabras hacían alusión a que el pueblo es quien paga al final de cuentas los daños ocasionados.  

“Yo no voy a actuar, no es un gobierno represor; pero sí que la gente sepa, que hay que pagar los daños y que los gastos son del pueblo…estoy ahorrando, todo, para hacer un…pavimentar una calle. Con esto (los destrozos en el centro de justicia) pavimentamos una calle. Sí, porque eso es lo justo, si reclaman justicia, pues que también actuemos en consonancia, justicia también les pide el pueblo para que no se gasten el dinero del pueblo”.  

Por otro lado, el Gobernador de Baja California Sur hizo un exhorto a la reflexión, enfatizando en su programa denominado “párale a la violencia”, el cual aborda problemáticas que afectan a este sector de la población. No obstante, sentenció que no es tarea exclusiva de las autoridades.  

“Pero si le mandamos el mensaje, ahí es donde no estoy de acuerdo ‘Párale a la violencia’ y van a quebrar vidrios, que el pueblo va a pagar; sí hay un problema. Yo no estoy de acuerdo, nunca estoy de acuerdo, en que se violente. Que protesten, estamos totalmente de acuerdo, en que sea el derecho justo; iban niñas, mujeres con niños y corrían el riesgo, ayer, que una desgracia que nos pase ahí ¿qué sentido tiene?”, aseveró.  

Recalcó que el dinero con el que se pagará los daños causados en el Centro de Justicia Penal será del pueblo y que por mucho que opinen que lo pague el Gobierno, igual sale de todos los ciudadanos. Indicó que no tiene sentido causar tal magnitud de daños por una manifestación y que lo único en lo discrepa es el método en el que realizan sus reclamos.  

“Comprendan que ese dinero es de su pueblo, ¿qué sentido tiene quebrar los vidrios y pagarlo entre todos por una manifestación? es todo, lo único es el método. No el valor del vidrio, finalmente, lo paga la gente, sino que lo pague el Gobierno, como si fuera como un fantasma. Todo el dinero que se gasta es del pueblo, es todo, estamos de acuerdo en su causa, pero no en ese método”, finalizó.  


Comparte esta noticia en:
1 Comenta
Los más viejos
Lo más nuevos Más votados
Inline Feedbacks
Mirar todos los comentarios
Alejandra
Invitado
Alejandra
11 meses hace

Fminazis aprovechan este día para en bola hacer su desastre, desvirtuando una causa justa y noble, siii debería haber cárcel a quien violenten la seguridad pública.

×