Pescadores de Comondú lamentan apoyo de autoridad federal a la minería marina

Exigen a Martín Hernández Rivas, director del CRIP La Paz y Manuel Otilio Nevarez Martínez, director General Adjunto del Inapesca, una explicación
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  La postura que tomó el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca) frente al proyecto minero marino, no agradó al sector pesquero de Comondú, e inclusive de algunas cooperativas que sacan camarón en la zona del Golfo de Ulloa de Bahía Magdalena, provenientes de Sinaloa.

Edgardo Camacho Bareño, integrante de la Asesoría Técnica de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera Puerto Chale, afirmó su preocupación por la opinión que solicitó a Semarnat y, la cual, puede influir en la decisión de la Dirección de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) para la aprobación de Don Diego.

“Nos preocupa que estos dictámenes tengan cierto peso en una decisión como aprobar el proyecto o no. No se basaron en otras, como en Cibnor o la UABCS (negativas); todo el sector pesquero ha argumentado porqué no hacer una mina; el Congreso del Estado está en contra”, resaltó.

El biólogo marino detectó errores básicos que le hacen pensar sobre el documento que emitió el Inapesca, no se elaboró de una manera correcta, “y da pena decirlo”; tanto que dudo que expertos del centro lo hayan elaborado. Y es que la opinión técnica que entregó la dependencia sólo reprodujo la Manifestación Impacto Ambiental  que presentó la empresa Exploraciones Oceánicas a la autoridad ambiental.

Martín Hernández Rivas, director del CRIP La Paz y Manuel Otilio Nevarez Martínez,  director General Adjunto del Inapesca,  firman al final del texto, y a ellos, el vocero de la cooperativa exigió una explicación, porque “no tiene fundamentos válidos; no se vale que funcionarios apoyen un proyecto como este, porque no se tiene ningún beneficio del sector”.

“Estamos inconformes con este documento. Pedimos a Manuel Nevarez que nos aclaren porque no entendemos”, remató.

Para los asesores técnicos, el dragado de millones de toneladas del lecho marino generaría que el fosfato marino se enriquecerá, en la columna de agua, con fosfato; lo que podría provocar proliferación de microalgas y derivar en mareas rojas.

El argumento del proyecto minero de que no se trabajaría dentro de las zonas de pesca, sostiene la asociación pesquera, es totalmente falso, ya que como pescador de la región, “tenemos un alcance de hasta 50 millas náuticas en la autonomía de nuestras embarcaciones”.

En el documento que explica las magnitudes del proyecto,  dijo, cinta información de la Comisión Nacional de Biodiversidad (Conabio) y proponen un mapa, el cual, es una buena referencia para cuestiones de manejo donde se busca hablar de una región de pesca u zona en particular y emprender acciones de planes de manejo, pero no son lugares de pesca.

“Ellos lo mencionan por lo que argumentan que no tienen interacción con la pesca”, puntualizó.


Comparte esta noticia en:

BCS Noticias. Todos los derechos reservados.