Por año a Loreto llegan 10 ballenas azules; se detectó menos nacimientos: Investigadores

Aunque no se sabe la razón exacta por la baja de nacimientos, se han detectado hembras con delgadez, refirió una investigadora en Baja California Sur
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). La integrante de la Asociación de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos y su Hábitat (AICMMH), Diane Gendron indicó que a Loreto han llegado 10 ballenas azules; además, refirió que se han detectado menos nacimientos, puesto que las hembras han presentado baja en su peso, lo cual, afecta a las crías en su desarrollo.  

“De nuestra experiencia de 30 años de observación, una gran parte de esos años fue también en Loreto; en promedio calculamos más o menos que llegan 25 diferentes ballenas, las conocemos por su pigmentación, a veces hay menos, pero a veces hay años donde hay mucho más […] este año en particular, pues según el reporte del Parque Nacional de Bahía Loreto, han visto en promedio alrededor de 10 ballenas”, precisó. 

En este sentido, la estudiosa indicó que se han visto muy pocas crías de ballena azul, sin embargo, no se ha detectado un indicador que demuestre que la causa por la cual hay pocos nacimientos, pero se ha podido percatar de que las hembras presentan delgadez, lo cual no ayuda en el fortalecimiento de las especies. 

“Lo que puedo decir es que en los últimos años hemos visto muy pocas crías, no sabemos exactamente la razón, puede ser que la población está estable, la otra es que en los últimos años hemos apreciado que están flacas las hembras, si no tienen la suficiente grasa para la gestación que dura un mes y el amamantamiento, es por ello que puede haber menos crías, unas las que nacen y otras las que sobreviven”, enfatizó. 

Asimismo, precisó que, estos cetáceos arriban al estado en el mes de enero y que generalmente se mueven al sur, mientras que, en el mes de marzo sucede lo contrario, la razón de ello, es para buscar comida, a diferencia de la ballena jorobada y la gris. 

“Llegan a final de enero y se empiezan a mover al sur más o al menos a final de marzo, pero varía entre el año también; la razón por la cual varía la cantidad de ballena año con año, es la cantidad de comida, es muy distinta a la ballena gris o a la jorobada, porque la ballena azul sigue comiendo en el Golfo de California”, subrayó. 

Finalmente, dijo que, la pandemia ha ocasionado calma en el mar, para este tipo de especie, respecto al ruido que hacen las lanchas que trasladan a vacacionistas que pretenden observar de cerca el comportamiento de la ballena azul. 

“La verdad la cuestión de pandemia no creo que afecte naturalmente el arribo de ballenas, lo que sí puede haber ocasionado es mucho más calma a nivel del ruido marítimo, entonces esas ballenas las mayorías de ellas se alimentan a orillas del Golfo de California; en invierno, cuando baja la productividad ahí baja mucho la temperatura, migran al sur, pero a diferencia de otras ballenas se siguen alimentando”, concluyó. 


Comparte esta noticia en:
BCS Noticias. Todos los derechos reservados.
×