Profepa sabía de la construcción de cabañas en El Arco de Los Cabos desde que inició el año

El funcionario de la dependencia comentó que la dependencia sabía de la construcción de dichas cabañas desde que inició el año; sin embargo, la visita de inspección se realizó hasta el pasado 14 de octubre
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  El subprocurador de Recursos Naturales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Ignacio Millán, comentó que la dependencia tenía conocimiento de la construcción de las cabañas turísticas por parte del Hotel Solmar en el área del Arco de Cabo San Lucas, desde principios de este 2016; sin embargo,  hasta este mes de octubre se dieron por clausuradas oficialmente.

En ese sentido, el funcionario de la dependencia comentó que la dependencia sabía de la construcción de dichas cabañas desde que inició el año; sin embargo, la visita de inspección se realizó hasta el pasado 14 de octubre, ya que, aunque justificó que se tenían los elementos necesarios para emitir la clausura total temporal, por ser un Área Natural Protegida, no se había hecho la inspección.

“La visita de inspección la realizamos desde el 14 de octubre, y entonces se decidió que teníamos elementos suficientes para emitir la clausura total temporal […]por estar dentro de área natural protegida, la misma ley contempla que cualquier obra deberá de contar con manifestación de impacto ambiental”, comentó.

Sin embargo, aunque la Profepa determinó la Clausura total temporal del proyecto, sólo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) valorará qué es lo que se debe hacer, una vez que se valoren todas las pruebas y se presenten los documentos pertinentes.

“Por estar dentro de un Área Natural Protegida, la misma Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente contempla que cualquier obra o actividad que se desarrolle dentro del Área Natural Protegida, deberá de contar con una manifestación de impacto ambiental; si a esto le sumamos que se encuentra enclavado dentro de un ecosistema costero, cuenta con todas las agravantes, para que tenga que contar con una autorización en materia ambiental”.

Millán reiteró que la dependencia sabía de la construcción de las cabañas desde principios de este año, pero comentó que la dependencia inició con una investigación minuciosa de todos los elementos existentes que pudiesen influir en la decisión de clausurar, pero fue hasta este martes 25 de octubre, que se llevó a cabo la acción.

Finalmente, el funcionario de la Profepa, recordó que en el año 2009, cuando el Hotel Solmar obtuvo la primera autorización de construcción, únicamente se planteó a 12 instalaciones, dijo, “en ningún momento venían señaladas las 4 cabañas y el spa”, finalizó.

Con información de SDP Noticias 


Comparte esta noticia en:
×