Rapero lanza video “Mi querido San José”, una denuncia a los malos gobiernos de Los Cabos

"SJC, mi querido San José" es un sencillo repleto de denuncia filmado en las calles de San José del Cabo
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). El rapero sudcaliforniano David Tapia, mejor conocido como El Deconstructor, lanzó su nuevo video clip titulado SJC, mi querido San José es un sencillo repleto de denuncia filmado en las calles de San José del Cabo.

Iniciado en el mundo del hip-hop desde las filas del break dance, David se interesó por la poesía desde cuarto año de primaria, abriéndose un camino que más tarde descubriría como su destino. Para BCS Noticias, ofreció una entrevista en exclusiva.

David Tapia

BCS Noticias: “SJC, mi querido San José”, una denuncia, ¿por qué te parece importante hacerlo, por qué no escribir, hablar y cantar sobre beber, portar armas o tratar como basura a las mujeres, tal como lo escuchamos en otros raperos o reggaetoneros?

El Deconstructor: SJC es una denuncia ciudadana, una protesta del presente y futuro de este país, las personas jóvenes, que ya estamos hartos de lo mismo, gobiernos corruptos, delitos impunes, segregación social y racial, injusticias, candidatos que sólo ven por el futuro familiar o de sus allegados pero que carecen de visión social, que siguen creyendo que la política es el negocio que deja más dinero, olvidando que ser un servidor público es toda aquella persona que en todo momento está al servicio de la comunidad que lo emplea; a los servidores públicos no les gusta recordar que son empleados del pueblo. Mi compromiso como comunicador social es hablarte de las cosas que vivo, que me pasan y que soy testigo, no puedo hablar de cosas que no he vivido. No puedo hablarte de drogas, porque no las consumo y si algún día las llegase a consumir, no creo que hablaría de ellas para influenciar a otras personas a hacerlo. Sé que mis canciones las escucha el menor de edad. En mi formación académica descubrí que mi campo de desarrollo es la educación y los derechos humanos. Constantemente acudo a talleres, conferencias, ponencias o debates que estén relacionados con la temática. Aunque a la sociedad le cueste trabajo creerlo, los raperos también estudiamos y vamos a las universidades. Yo estoy a favor de la paz y el buen trato. Pienso que una sociedad, donde se fomenten los derechos humanos y que las instituciones respalden toda política pública relacionada, será un lugar libre de violencia. Me desagradan los narco-corridos por ejemplo.

BCS: ¿Podrías identificar una experiencia clave o particular que te haya marcado o inspirado a denunciar?

E D: Identificar una es muy difícil, ya que convergen varias, pero algo que siempre tengo en mente es el llamado ‘desarrollo’ de San José del Cabo disfrazado de beneficios para algunos. Cuando tenía cuatro años, por parte del kínder nos llevaron a una excursión al Estero de San José, te hablo de hace veintidós años, cuando era un verdadero estero y la maquinaria de Fonatur aún no entraba. Me quedé fascinado con el lugar y prometí regresar cuando fuera grande. Lo hice, mi primer día de secundaria en la Mijares fui a buscar aquel lugar y por más que recorrí el mismo camino, no lo encontré, en cambio, sólo encontré mierda, contaminación y una planta de tratamiento. Soy una persona que vio como el llamado Rancho de San José del Cabo comenzó a crecer y expandirse, pasar de carreteras de tierra a concreto hidráulico, de tienditas de la esquina a supermercados. Viví la transición de comunidad a destino turístico. La canción SJC está inspirada en aquel viejo pueblito donde la paz y tranquilidad se respiraba con frecuencia, donde toda la gente se conocía, es más, podías dormir con las puertas y ventanas de tu casa abiertas y no pasaba nada. Cómo extraño aquel pueblito.

BCS: Platícanos de aquella ocasión en que te bajaron del escenario por criticar al gobierno, ¿cómo fue?

De un tiempo para acá, le di más importancia a mi carrera universitaria, por ende mis participaciones sólo se limitaban a eventos que concordaran con mis horarios de trabajo, a la Fiesta de la Música siempre he acudido. Resultó que un día me invitaron a un evento de rap en Costa Azul, accedí. Nunca me imaginé que sería con tintes políticos, hasta que vi mi nombre en el flayer y con letras grandes decía: “Estará presente el ingeniero Narciso Agúndez, para escuchar las inconformidades de los jóvenes”. Ya no podía echarme para atrás, ya tenía el día de descanso y ya había confirmado asistencia al evento. Asistí creyendo que las personas que me habían invitado sabían qué tipo de temática abordaba en mis canciones, pero después descubrí que no. Tuve los primeros problemas con los organizadores del evento, el cual comenzó dos horas después; luego con la gente del sonido, que me bajaban y subían el volumen al micro en las primeras dos canciones; fue hasta que comencé a rapear un tema llamado Utopías de un mundo maravilloso cuando en la parte última se para la pista, yo no me detengo y continúo recitando la canción a capela. Se acerca el encargado de la ceremonia a invitarme a dejar de hablar de política, del gobierno y que mejor cante canciones de amor, para esto hacen subir a una chica para que le dedique una canción. Yo le pido que me deje terminar el set y se apresuró más en subir a la chica. Lo demás fue historia. Bajé del escenario un poco enojado por la forma en que me censuraron, ni siquiera las gracias por la participación, me fui a mi casa, a terminar el día, sin saber que había reporteros de un diario digital cubriendo el evento.

BCS: Para ti ¿qué es la música, qué es la cultura hip-hop?

E D: La música es una fuente vital que hace a las personas moverse, el lenguaje universal. En el terreno del rap, es para mi el medio perfecto para contarte historias, y la verdad duele más cuando se canta. La cultura hip-hop es una gran manifestación del arte, existen personas que creen que es un deporte que puedes practicar y dejar cuando se quiera o cuando la persona deje de considerarse apta para practicarlo. El arte en cambio es una forma de vida, en el hip hop y sus cuatro elementos, break dance, Mc, Graffiti o DJ, está manifestado un arte, ya sea que bailes, pintes, rimes o scrachees. Cualquier elemento hace una conexión con las personas, transmite la esencia de cada uno. ¿Qué hace un pintor cuando ya no puede pintar? Enseña a pintar. Es didáctico y cualquier persona puede hacerlo, desafortunadamente se ha estereotipado e inclusive vuelto comercial. Personas como yo recurrimos a lo básico, el origen para poder comprender más del movimiento y sobre todo hacer que las nuevas generaciones se encuentren un esquema más incluyente y unido en el hip hop. Las personas utilizan mucho una frase sacada de un libro viejo: ‘No le des pescado, enséñale a pescar y cuando ya sepa pescar’. Deconstruyendo la frase, yo diría: ‘No le des pescado, enséñale a pescar y, cuando ya sepa pescar, déjales hacerlo”.

BCS: ¿Cuáles son tus planes próximos en el plano musical?

E D: Que las personas que no escuchan rap lo escuchen, dar otra perspectiva sobre el arte que hacemos y proponer en base a la música soluciones de este país, este mundo donde habitamos. El hip-hop como una forma de vida y como una medio de cambio social. Se puede cambiar el mundo si cambiamos las ideas, si tienes un sueño ponle empeño, cuéntale a la gente lo que quieres hacer, puede que encuentres a más personas como tú y juntos hagan cosas grandiosas. Sueñen, hagan lo posible por materializar los sueños, lean, en serio, lean, un libro una vez al mes, solidarícense con las personas. Pensemos más en ayudar, apoyar y proponer. ‘I have a dream’, como lo dijo Luther King, o como lo cantó John Lennon, ‘imagine’.


Comparte esta noticia en:
BCS Noticias. Todos los derechos reservados.
×