Agricultura y especies introducidas afectan oasis San Ignacio

Una investigación de la UABCS valoró la situación actual del ecosistema debido a la influencia de las actividades humanas en la zona
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). La investigación Índice de calidad ambiental del oasis de San Ignacio, ecosistema ubicado en Mulegé, demostró que la influencia de las actividades económicas humanas no ha causado grandes daños; científicos catalogaron la presión que se ejerce como intermedia.

Mediante un proyecto con fondos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) evaluaron los problemas más representativos que causan deterioro y baja calidad del oasis.

El equipo de trabajo lo conformó Alejandra Velázquez Miranda, Gorgiono Ruiz Campos, José Luis Fermán, José Delgadillo y Claudia Leyva.

Para determinar el índice de calidad ambiental, la metodología consta en analizar las relaciones causales del ambiente (vegetación y cuerpo de agua) y los procesos de detrimento del área entre los que destacan: Eliminación vegetal, aprovechamiento forestal; agricultura y ganadería; crecimiento poblacional; introducción de especies exóticas; contaminación por descargas o desechos sólidos y uso del recurso hídrico.

Una vez recogidos los datos bibliográficos y de campo, se integra la información para crear una fórmula matemática para calcular el nivel de presión que ejercen quienes dependen de la laguna y se ubican dentro de un intervalo de valoración. Los resultados se clasifican en: Muy baja, baja, intermedio, alta y muy alta.

“El proceso de evaluar la calidad ambiental permitió identificar los problemas más representativos que la presencia de especies invasoras  y la actividad agrícola ejercen una alta presión sobre la calidad  ambiental del oasis”, manifiestan los resultados.

La recomendación que el panel de expertos externó, en cuestión de especies introducidas, es una campaña de difusión y educación ambiental para dar a conocer la importancia de conservar especies autóctonas y las consecuencias  que conllevan de agentes externos.

“En su cuerpo de agua alberga al pez nativo, Fundulus lima, el cual ha sufrido un fuerte declive poblacional por competencia con peces exóticos como Tilapia cf. zillii, Xiphophorus hellerii, Cyprinus carpio y Poecilia reticulata”, resalta el documento.

Por otro lado, en el caso de la agricultura, sugirieron “capacitar a los agricultores por medio de cursos y talleres donde se dé a conocer técnicas orgánicas para la práctica de dicha actividad. Así, como el uso sostenible del recurso agua y el suelo.”


Comparte esta noticia en:

Acerca del autor

Redacción

Redacción

Equipo de Redacción de BCS Noticias. Si quieres ponerte en contacto con nosotros escríbenos a [email protected]

Comentario

Da click aquí para poner un comentario
  • Interesante, siempre me he preguntado hasta qué grado han afectado las actividades atropogénicas pero sobre todo, las especies introducidas a este sistema, me gustaría conocer más acerca de este estudio.

1
Hola 👋
Dinos o compártenos lo que quieras 🙂
Powered by