Sierra La Giganta concentra la mayoría de las comunidades rancheras de BCS

Lorella Castorena Davis, investigadora de la UABCS, resaltó la importancia histórica de la región y celebró que se busque conserva dicho espacio geográfico
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).  En Sierra La Giganta se encuentran vestigios de la historia social y cultural del territorio.

Sierra La Giganta, comentó Lorella Castorena Davis, especialista en ruralidad sudcaliforniana por la UABCS, contiene la mayor concentración de comunidades rancheras de la media península. Su importancia deriva en que se puede observar el modo de vida similar a como lo hacían 300 años atrás.

Por lo menos, calculó Conanp hace unos días, existen 20 núcleos ejidales y 485 localidades en la zona de influencia de Sierra La Giganta y Guadalupe.

“Han modificado poco su modo de vida desde la construcción de caminos a principios de 1920, cuando la llega la modernidad del siglo XX. Es una historia muy joven, es una fortuna porque precisamente por esa juventud encontramos esos rastros y vestigios, si fuera más larga nuestra historia, no habría comunidades rancheras”, declaró.

La desaparición de la cultura ranchera, agregó, es muy probable, pero mecanismos de conservación como el posible decreto que impulsa la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) como área natural protegida de la serranía, abriría el potencial por atesorar a los últimos habitantes de la zona como ocurrió en las sierras San Francisco o La Laguna.

“En el siglo XVII llegaron los rancheros, en una especie de sustitución de los indígenas, en ellos encontramos a nuestros ancestros, no sólo arqueológicos, históricos y cultural que todavía podemos ver: son exactamente igual a todos los grupos étnicos del país; ahí, su trascendencia en el lugar sucedió por una corriente migratoria de hace 300 años, en la época colonial: migrantes pobres españoles”, precisó.

Lamentó que las instancias gubernamentales abandonaran a las comunidades rurales y, sumado a la migración de los jóvenes hacia las ciudades, expresó, abonaron la región serrana porque la vida es difícil ahí.

“Todavía quedan la serranía para proteger, porque las costas, como ocurrió en Los Cabos, es un desastre ambiental. Queremos desalar para seguir creciendo: ¿A quiénes satisfacemos? ¿A los grandes capitales?”, recalcó.


Comparte esta noticia en:
×

Powered by WhatsApp Chat

×