Labastida Ochoa, a favor de polémica técnica para obtener gas del subsuelo

El senador priísta calificó la técnica como recomendable porque bajarían los precios, aunque se emplean más de 750 tipos de químicos en el subsuelo que ponen en riesgo el agua potable
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS).- El ex senador del PRI, Francisco Labastida Ochoa, calificó como «confiable» la controvertida técnica de obtención de gas del subsuelo vía fracturación hidráulica o fracking, que dijo, con el pasar del tiempo, ha mejorado para evitar accidentes que contaminen los mantos friáticos.

Las inyecciones de químicos a la corteza terrestre, una tecnología con 20 años de existencia, optimizará – afirmó – el desempeño de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) porque ahorraría 6 mil millones de dólares.

“Es una técnica confiable, sin duda, y no sólo eso, es una técnica para obtener energía barata para impulsar el crecimiento económico y la generación de empleos”, argumentó el ex candidato presidencial.

Sí bien reconoció que los accidentes ocurridos por el uso del fracking en algunos países, han contaminado agua potable con sustancia tóxicas al ser humano, Labastida Ochoa mantuvo firme su postura a favor. Calificó los nuevos métodos de extracción de gas shale perfeccionados.

“Es como cuando hay accidentes de automóviles, claro que no se va a dejar de usar los autos o que un policía roba y no vamos quitar, por eso, a toda la Policía”, arguyó.

Equiparó los 150 años de reservas de gas shale con los cinco años que restan de gas convencional asegurando que sería una opción viable para suplir uno por el otro. Por tal razón, ensalzó que, además, los precios bajarían considerablemente para la población como ocurre en Estados Unidos en donde se vende a 3 dólares.

El gas shale, o también conocido como gas de esquisto, de lutita o de pizarra,  no suele encontrarse acumulado en “bolsas” bajo tierra, sino incrustado dentro de bloques de rocas sedimentarias formadas a partir de materiales orgánicos.

La Secretaría de Energía informó que Pemex inició exploraciones para localizar yacimientos desde 2010. Catalogó a cinco provincias geológicas con potencial para producir hidrocarburos contenidos en shale: Chihuahua, Sabinas-BurroPicachos, Burgos, Tampico-Misantla y Veracruz.

Demanda contra fraking

El pasado 22 de abril Lisa Parr ganó una millonaria demanda. Su casa estaba rodeada de una veintena de pozos – publicó El País – para la extracción de gas shale en Decatur, Texas.  Desde noviembre de 2008 padeció migrañas y vómitos, luego su familia empezó a sufrir sarpullidos, hemorragias y fiebres.

En 2011 la familia Parr demandó a la petrolera Aruba Petroleum. El Día de la Tierra, un tribunal condenó a la empresa a indemnizar con 2,9 millones de dólares porque consideró que las enfermedades que los llevaron a la hospitalización estaban vinculadas con las operaciones de fracking de los pozos de la compañía.

La Alianza Mexicana contra el Fracking enumeró en su sitio web cada una de las problemáticas relacionadas con la técnica. Entre los impactos socioambientales que detectó resalta “disminución de disponibilidad del agua para los seres humanos y ecosistemas: Se requieren de 9 a 29 millones de litros para la fractura de un solo pozo”.

“Los expertos señalan que más del 25% de estas sustancias pueden causar cáncer y mutaciones, el 37% afectar al sistema endocrino, el 50% dañar el sistema nervioso y el 40% provocar alergias”, puntualizó la organización acerca de la contaminación que afectaría al ser humano.

Sólo en Estados Unidos existen más de 1,000 casos documentados. Según la agrupación se utilizan más de 2,500 productos y 750 tipos diferentes de químicos en el fluido de perforación.


Comparte esta noticia en:

1
Hola 👋
Dinos o compártenos lo que quieras 🙂
Powered by