Investigadores en BCS descubren bacteria que ayudaría a impulsar el cultivo del bagre

Los resultados de la investigación podrían dejar las bases para desarrollar bacterias que ayuden a proteger a los bagres en sus primeras etapas de cultivo

La Paz, Baja California Sur (BCS).La doctora Maurilia Rojas Contreras, responsable del Laboratorio en Ciencia y Tecnología de Alimentosde la Universidad Autónoma de Baja California Sur(UABCS), destacó que un grupo de investigadores de la institución identificaron bacterias, con potencial probiótico en bagres de marinos -también conocidos como pez gato-, el cual ayudaría a fortalecer su cultivo acuícola.

En este sentido, comentó que el propósito de este estudio fue cuantificar aislar y caracterizar la microbiota presente en los bagres marinos de la Bahía de La Paz; asimismo explicó que las bacterias encontradas se podrán utilizar en investigaciones enfocadas al manejo de reproductores, cultivo larvario, crianza de juveniles y engorda de bagres.

“Analizamos el potencial probiótico de bacterias del tracto intestinal de estos peces, cuantificando la microbiota del intestino de los bagres de la bahía de La Paz; se aislaron bacterias predominantes que generalmente no son patógenas (que pueden provocar enfermedades en su huésped) y que muchas de ellas se encuentran en los alimentos”, explicó la doctora.

Se analizaron las bacterias con capacidad de adherirse a las mucosas intestinales del animal, a fin de seleccionar las que puedan colonizar a dichos organismos, lo cual resulta esencial para seleccionar las bacterias con potencial probiótico; estudio que se efectuó en 10 ejemplares.

Los bagres abundan en áreas de manglares, bahías y grandes estuarios de río de aguas turbias, algunas especies se encuentran en aguas dulces de ríos y lagos, aunque habitan en todos los mares tropicales y subtropicales.

Foto: Ariopsis seemanni / Conabio

Rojas Contreras, indicó que el proceso de análisis consistió en extraer un moco del intestino del bagre para después marcarlo, al finalizar el procedimiento la especialista, dijo que se elaboró un ensayo de adhesión de las bacterias al moco marcado, por el método Dot-Blot, una técnica para detectar biomoléculas.

“Se aisló un total de 124 bacterias con morfologías celulares diferentes. Se hizo un ensayo de adhesión a mucosas intestinales y se observó que de un porcentaje de 44% de esas se adhiere a las mucosas intestinales; un total de 66 bacterias tuvo potencial de colonizar el bagre”, enfatizó Maurilia Rojas.

Por otra parte aseveró que, estos peces no se cultivan con tecnologías acuícolas y se desconoce de estimaciones de densidad poblacional en el Golfo de California y que mientras no se tengan censos de  población, advierte que existe un gran riesgo de que a futuro se encuentren en peligro de extinción.

“Lo único que se sabe que se está extrayendo de manera abundante, aunque indirectamente, porque su filete no es de primera calidad;  no obstante, se extrae junto con otras pesquerías, como el camarón. En el estado desconocemos que tanto se consume, porque en las pescaderías lo venden como filete blanco y no como bagre marino”, afirmó la médico.

Finalmente, dijo que los resultados del estudio podrán sentar bases para desarrollar potenciales  bacterias probióticas para proteger estos organismos en las primeras etapas del cultivo y mejorar su supervivencia larvaria.

Con información de Conacyt Prensa