Reportan mortandad inusual y desnutrición en ballenas grises que viajan a BCS

Archivo
En lo que va de la temporada, ya se han reportado varios avistamientos de ejemplares demacrados a lo largo de su ruta de migración hacia Baja California Sur
Comparte esta noticia en:

La Paz, Baja California Sur (BCS). Por tercer año se han encontrado ballenas grises en malas condiciones o muertes a lo largo de la costa oeste de México, Estados Unidos y Canadá; en Baja California Sur se ha tenido una disminución del número de parejas madre-crías observadas.  

Desde el comienzo de la migración de las primeras ballenas grises hacia el sur de sus zonas de alimentación, ya se ha reportado varios avistamientos de ejemplares demacrados a lo largo de su ruta.  

Lo anterior ha generado preocupación entre los científicos por el evento de mortalidad inusual (UME, un fenómeno inesperado durante el cual muere un número significativo de la población de mamíferos marinos), mismo que inició en enero de 2019 y acumula 378 muertes confirmadas.  

En 2006, se inició el Programa de Ciencias del Ecosistemas Laguna San Ignacio, un proyecto de la Ocean Foundation, que es una alianza con la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) y colaboradores internacionales.  

Foto: Frederik Christiansen (izquierda), Fabián Rodríguez (centro) y Hunter Warick (derecha)

Para estudiar la condición corporal de las ballenas grises se utiliza el uso de fotogrametría con drones, técnica que consiste en medir la longitud y el ancho del cuerpo de las ballenas grises a partir de las fotografías verticales, a partir de las cuales se puede obtener una medida de la condición corporal relativa.  

“En el segundo año de muestreo, los investigadores encontraron una marcada disminución en la condición corporal de las ballenas grises juveniles y adultas que visitaban la Laguna San Ignacio. El descenso también fue visible en 2019, al inicio del UME actual”, refieren los investigadores participantes del estudio.  

La disminución de la condición corporal también coincidió con una disminución en el número de parejas madre-cría avistadas en Laguna San Ignacio, lo que indicó una reducción en la tasa de reproducción de las ballenas grises hembra.  

A medida que el mundo sigue luchando contra la pandemia del COVID, los investigadores del Programa de Ciencias del Ecosistema Laguna San Ignacio se están preparando para la temporada 2021, a fin de acercarse un paso más para comprender el alcance del fenómeno de mortandad.  

Con información de Aarhus University  


Comparte esta noticia en:
BCS Noticias. Todos los derechos reservados.
×