“El amor es amor en la manera que venga”: Edith, quien se casó con Nayeli en Los Cabos

"Si todas las personas gay lucháramos por nuestros derechos, la gente empezaría a dejar esos tapujos, esos tabúes"
Comparte esta noticia en:

Los Cabos, Baja California Sur (BCS). El pasado sábado, Edith y Nayeli firmaron su acta de matrimonio en Los Cabos, convirtiéndose en la primera pareja del mismo sexo en casarse legalmente en este municipio y la tercera en Baja California Sur, accediendo a éste con la figura de un amparo; en exclusiva para BCS Noticias, la primera compartió imágenes exclusivas de su boda, los detalles del evento y su opinión sobre la polémica que ha generado su unión amorosa ante la ley.

Poco más de 70 personas se dieron cita a las 9:00 de la noche en el Salón del Ángel de Cabo San Lucas, para acompañarlas en este paso donde Edith Elizabeth Hernández Chávez, de 28 años, es originaria de Mazatlán, Sinaloa, –con 10 años viviendo en Cabo San Lucas es demostradora de vinos y licores– firmó nupcias con su hoy esposa, Nayeli Rivas García, de 31 años, originaria de Puebla, Puebla –quien es chef ejecutiva en una pastelería de un hotel en Los Cabos, donde radica desde hace 8 años.

boda gay los cabos

En su gran mayoría, los invitados fueron amistades, pues sus familias se encuentran fuera del estado y del país. En el caso de Nayeli, sus padres la han apoyado pero con cierta reserva de su opinión por su preferencia sexual; en el caso de Edith, sólo su hermana pudo estar presente, aunque en este caso —aclaró—, su madre y otra hermana no pudieron ir por disponibilidad de vuelos. Incluso, en el segundo caso, estuvo presente su hija.

Luego de la boda civil ante la juez Mónica Cetina Ramírez, un DJ proyectó un video con fotografías de las novias; cantaron juntas su canción “Eres mi todo”, y sin que nadie se lo esperara, Edith le cantó además, frente a todos los invitados, una canción que compuso especialmente para su mujer. La primera “le quitó la liga” a la segunda, y fue Nayeli quien aventó el ramo para la futura novia. No faltó el brindis, seguido de una cena –con arrachera rellena de queso crema como platillo principal– y el baile que culminó cerca de las 3:00 de la madrugada del domingo. Todo transcurrió sin un solo incidente.

boda gay nayeli edith

“¿Por qué tomar la decisión de casarse, qué significa para ti?” Se le preguntó a Edith, quien respondió que “como a cualquier pareja, llega un momento en que quieren hacer su unión más fuerte. Al final, el firmar un papel no dice nada, te puedes casar y divorciarte al mes o al año, pero es como una forma de sentirte más comprometido. Es dar un paso; responder ¿qué sigue de que ‘yo quisiera estar contigo’, qué más podemos hacer para que este amor entre tú y yo vaya más allá?”.

Confesó que para organizar la boda ambas soportaron mucho estrés. Juntas armaron cada detalle que pusieron para los invitados –que fueron desde amenidades de baño con sus nombres, hasta sandalias para que las mujeres que se sintieran cansadas de bailar las usaran–; sin embargo, “ya después de que firmamos y empezamos a bailar, se acabó el estrés”. Hoy lunes que contestó la llamada para la entrevista, se dirigía al aeropuerto a dejar a invitados que las acompañaron. Con todo, Edith dijo estar “muy agusto, muy felices, de que hallamos podido casarnos”. Y lo que sigue, reveló, es su ‘luna de miel’ al carnaval de Mazatlán, Sinaloa, donde la familia de ella las esperan.

pastel boda gay

Respeto ante la diferencia

“En redes sociales, las noticias sobre su unión han generado comentarios a favor, pero también muchos oponiéndose, algunos lo publican respetuosamente y otros llegan a ser burlescos u ofensivos: ¿cuál es tu reacción, qué piensas de ello?”, se le cuestionó a Edith, quien dijo que en efecto, llegó a ver un comentario en Facebook que calificaba de “feo” su casamiento, ella contestó preguntando ‘¿qué feo qué?’ y no obtuvo más respuesta; en síntesis, dejó en claro que no puede andarse peleando con todos los que están en contra de su matrimonio y defendió su libertad de elegir su vida.

“Yo creo que llegas a ver esos comentarios y sí te da un poco de coraje que la gente no respete lo que tú estas decidiendo como persona, pero al final si uno sigue fuerte con lo que quiere, nadie puede detenerte, por más que opinen, al final uno como persona es quien toma sus propias decisiones. Cada quien es libre de pensar y opinar y lo que quieran, a lo mejor, no podemos hacer nada, no puedo ponerme tampoco con todos a pelear, y si yo pido respeto, tenemos que respetar sea malo o sea bueno, con groserías o respetuosamente. Si todas las personas gay lucháramos por nuestros derechos, la gente empezaría a dejar esos tapujos, esos tabúes; empezarían a relajarse. No pasa nada, no tenemos una pierna de más ni 5 ojos, es una preferencia sexual y ya, no es nada malo, no lastimamos a nadie. No debería haber alguna diferencia, el amor es amor en la manera que venga”, concluyó.

Nayeli y Edith boda gay los cabos


Comparte esta noticia en:
×