Ex funcionarios de Los Cabos se ‘tumbaron’ orden de aprehensión, por robo a Tesorería

Se trata de el ex Tesorero de Los Cabos, Gerardo Manríquez Amador, y la ex Directora de Ingresos, Susana Burgoing
Comparte esta noticia en:

Los Cabos, Baja California Sur (BCS). El ex Tesorero de Los Cabos, Gerardo Manríquez Amador, y la ex Directora de Ingresos, Susana Burgoing —ambos en funciones en la pasada administración municipal encabezada por José Antonio Agúndez Montaño–, “echaron abajo la orden de aprehensión en su contra por el latrocinio de más de 3 millones de pesos”, publica Semanario Zeta, donde se señala que la investigación del Ministerio Público “fue tan deficiente que sospechosamente no pudo probar la participación directa de los dos ex funcionarios del XI Ayuntamiento de Los Cabos“.

A casi un año del robo a la Tesorería del Palacio Municipal en San José del Cabo –ocurrido el 1 de febrero de 2015–, el Poder Judicial de la Federación determinó suspender la orden de aprehensión librada en contra de los 2 presuntos responsables de planear y ordenar el atraco de 3 millones 490,152 pesos, lo que significaría un revés en la investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La investigación de la PGJE respecto al millonario robo sólo permitió la detención y encarcelamiento de 2 trabajadores de la Tesorería Municipal y del ex agente de Seguridad Pública Municipal de Los Cabos, Raúl Orozco Martínez, como presuntos cómplices del robo. Luego de más de 200 días de haber huido –declarados oficialmente “prófugos de la justicia”–, Manríquez Amador y Burgoing Amézquit, lograron obtener la protección de la justicia federal, tras ganar un juicio de amparo, con lo que dejan sin efecto la orden de aprehensión librada en su contra por el delito de robo agravado, es decir, no habría autores intelectuales y responsables materiales de haber sustraído el dinero, bajo sospecha formal por parte de las autoridades.

policia los cabos robo ayuntamiento palacio

Acusaciones, insuficientes, según jueces federales

De acuerdo con la copia de los juicios de amparo, publica Zeta, la única imputación en todo el expediente que el Agente del Ministerio Público de la PGJE presentó en contra del ex Tesorero y la ex Directora de Ingresos del XI Ayuntamiento de Los Cabos, fue la declaración del ex policía detenido –Raúl Orozco Martínez–, donde al hablar de Manríquez Amador y Burgoing Amézquita, lo hace señalando que una tercera persona le dijo que iban a cometer un delito, tratándose un hombre apodado “El Güero”, chofer del exRegidor cabeño Víctor Ortegón Góngora.

En la declaración del ex agente policiaco se cita textualmente que “Serían aproximadamente las 12 horas, cuando me abordó una persona del sexo masculino que apodan ‘El Güero’, a quien conoce que es chofer del regidor Víctor Ortegón Góngora, iniciando un diálogo entre los dos, diciéndome ‘El Güero’ que mañana sábado en la madrugada van a venir 3 personas, a hacer un trabajo de parte del Contador (refiriéndose a Gerardo Manríquez Amador), los dejas pasar para que hagan el trabajo, ya tiene conocimiento la licenciada (refiriéndose a Burgoing Amézquita) y te van a conseguir una plaza de sindicalizado, y te va ir bien, se te van a dar 100 mil pesos en efectivo, y te los vamos hacer llegar en un mes, nosotros te vamos a buscar”.

Los jueces federales consideraron que ello no prueba la presunción de que que el ex Tesorero y la ex Directora de Ingresos de Los Cabos, hayan planeado el robo. Explican que “no puede considerarse una imputación directa respecto del hecho delictivo, toda vez que el declarante, al referirse a los quejosos, lo hace señalando que un tercero le dijo que al día siguiente cometerían un delito, sin que de ello pueda desprenderse en realidad una participación de los quejosos en los hechos imputados, máxime que no existe algún medio de convicción del que se desprende algún tipo de intervención de los quejosos en la acción imputada”.

Según este medio, la PGJE guardó silencio y no quiso fijar postura sobre esta orden de aprehensión que se ‘tumbaron’ los exfuncionarios cabeño; de hecho, no se sabe si apeló la decisión de los juzgadores federales aunque una fuente extraoficial de la propia PGJE, infiere que “una vez que sean devueltos los autos por los Juzgados federales y locales, podría ser reiniciada la averiguación previa, recabarse nuevos elementos probatorios y volver a consignar, en caso de que así se determine, y buscar incriminar a los responsables de este millonario auto-robo”.

Con información de Semanario Zeta / Foto: Archivo.


Comparte esta noticia en:
×